Soy Charlotte Simmons

Hace tiempo que me enganché a las novelas de Tom Wolfe.
Como no soy crítico literario ni experto en novela, considero que una obra es buena cuando además de bien escrita, es entretenida. Y eso lo sabe hacer muy bien este autor, cuyo aspecto es muy peculiar. Un ejemplo del uso de la indumentaria (sombrero, pajarita, siempre de blanco,…) como herramienta de notoriedad.

Hace unos días terminé de leer su última obra, Soy Charlotte Simmons y considero que es un magnífico tratado de Personal Branding aplicado.

Cuenta la historia de una chica inteligente de la América profunda en una universidad de prestigio. A lo largo de la novela, vamos descubriendo la identidad y las IDENTIDADES de varios personajes que interaccionan. Pero el autor describe tan bien las Marcas Personales de esos individuos, que somos capaces de predecir su comportamiento.
Un buen amigo me dijo el otro día una frase que explica bien esta idea. Me comentó que cuando leyó la novela, pensaba “esta chica la va a cagar, la va a cagar,…” y no adelanto nada más.

En el libro identificamos muchos temas de Marca Personal: La importancia de las percepciones, la necesidad de sentirse parte del grupo, la influencia del entorno, los valores y las creencias, los objetivos personales, el encasillamiento y los estereotipos, el control (y descontrol) de la propia vida,…

Y Wolfe no se corta un pelo. Mete caña, muchísima, a todo el mundo, especialmente a los bienpensantes y a lo politicamente correcto. Algunos ejemplos.

El éxito depende de tres cosas: de quién lo diga, de lo que diga y de cómo lo diga. Y de las tres la menos importante es lo que diga.

¿Qué era el estrés, en el fondo, si no lo que siempre se había llamado flaqueza a la hora de hacer lo que hay que hacer?

Dice, en boca de uno de sus personajes, que no hay DIVERSIDAD, sino DISPERSIDAD. Es decir, que no es que todas las variantes humanas estén mezcladas y sea estupendo sino que “Todo el mundo se dispersa en grupitos cerrados y a todo el mundo le enseñan a desconfiar de los demás.

Hay una frase que podría utilizar yo como reclamo de marketing: “Gracias, pero en realidad no he hecho nada. Lo único ha sido recordarte quién eres y lo que puedes llegar a ser. Me he limitado a recordártelo.

Pues eso, que aunque para mi no es la novela más entretenida de Wolfe, es muy, muy recomendable. Sobre todo si lo utilizais para aplicar el método del caso con la Marca Personal.








Compartir esta publicacion