Lecciones Aprendidas VI: Contreras, Neutros y Fanáticos

Las últimas semanas están siendo muy intensas. Estamos impartiendo Conferencias y Talleres a todo tipo de públicos, jovenes, empresas, profesionales,… y que no pare.

Incluso empezamos a hacer cosas que lees en los autores norteamericanos pero que aquí normalmente no te atreves a poner en práctica.

Por ejemplo, volviendo el otro día en el avión, nos pusimos a hablar con una profesional de una multinacional (eso lo supimos luego) solo porque estaba leyendo un libro de uno de nuestros proveedores de ideas, el Dalai Lama.
La conversación fue muy interesante, divertida y enriquecedora. Y la diferencia entre tenerla o no tenerla fué un simple comentario amable sobre un libro.

¿Y todo esto a que viene? Pues lo entendereis si os cuento otra de mis lecciones aprendidas.

Independientemente del tipo de relación que tengamos con quienes se acercan al concepto de Marca Personal, siempre aparecen tres tipos de reacciones. Ya di algunas pistas cuando hablé de los EXPERTOS, pero no te convences de la teoría hasta que la vives en tus carnes.

En primer lugar aparecen los «contreras», los que te van a llevar la contraria digas lo que digas. Creo que es un perfil muy español. Ojo, no confundir con quienes te hacen críticas constructivas.
Hay que asumirlo, siempre que propongas algo nuevo, una idea, un negocio, una nueva forma de hacer las cosas o simplemente un restaurante nuevo para cenar, te dará infinitas excusas y razones. Dirán que no te explicas, que es demasiado complicado, que es demasiado obvio, que no es realista, que… Normalmente suele ser gente poco creativa…, excepto para encontrar pegas.
En muchas ocasiones detrás de sus razonamientos hay otro tipo de cuestiones, falta de interés, han asistido obligados al acto, la novia o el novio les ha puesto los cuernos, miedo, pereza o inconsciencia (no ser consciente). Creo que cualquier emprendedor se va a encontrar con unos cuantos de estos, no se puede evitar, pero lo importante es que moralmente te influya lo menos posible. Porque bastante tienes con tirar del carro.

En segundo lugar aparecen los «neutros». Suele ser la mayoría. Es gente que entiende, aprecia, disfruta y aprovecha algunas cosas y deja aparcado el resto. Van a ser más o menos en función del tema que trates. No es lo mismo hablar de la política europea del SXVI que del Calentamiento Global. Hay un problema, si no consigues introducirles la semilla del interés, al cabo del tiempo no se acordarán de nada de lo que has contado.

Por último están los «fanáticos», ¡Dios les bendiga! Son aquellos que se enamoran de tu idea practicamente antes de conocerla. Son los que entienden y ven las implicaciones de tu concepto, empresa o proyecto con solo dos pistas. A veces tengo la sensación de que son personas que tenían un «nido mental» preparado especialmente para tu llegada. Suele ser un número de personas tan grande como el de los contreras, pero tan vehementes en la defensa como aquellos en el ataque. Te los encuentras en la audiencia de una conferencia, en el asiento 16C del avión o en Skype.

Pero hay otras dos lecciones dentro de esta lección:

  1. Siempre se aprende algo de cada una de las opiniones y por eso hay que dar las gracias a todos.
  2. Si no empiezas a poner en práctica tus ideas, posiblemente nadie te critique pero eso será porque nadie te conoce.




Compartir esta publicacion