Generalización sobre especialización

Hace poco vi una taberna que se presentaba como especialista en torreznos. He visto casos parecidos con patatas bravas, bacalao o cocido. Ya sabéis, esas que dicen, casa fundada en 1954 o similar. Todas ellas tenían unas cuantas décadas a sus espaldas y parecía que gozaban de buena salud.

También he visto portales de Belén hechos con globos. No me digais que eso no es especialización.

Cuando digo que una marca, personal o comercial, debe ser percibida como especialista, con frecuencia me ponen ejemplos de profesionales que han quedado fuera del mercado por haberse enfocado en un área específica.

Sin embargo, creo que se confunde la especialización con el uso de una herramienta. Curiosamente muchos de los que opinan que la especialización es mala, suelen ser técnicos, artesanos o personas que trabajan con tecnología o con «cacharros».

Informáticos, telecos, alfareros, ingenieros de todo tipo. Un especialista en maquetas de cine puede estar en paro porque ahora casi todo se hace por ordenador. El problema surge cuando todo se basa en el medio, en la herramienta y no en lo que ha creado la necesidad.

Curiosamente otro tipo de especialistas, los humanistas, historiadores, científicos, relaciones públicas, médicos o filólogos por poner algunos ejemplos, deberían tener menos problemas de adaptación porque trabajan con ingredientes más duraderos: personas, naturaleza, libros,… Sin embargo, les falla el ingrediente marketiniano.
¿Qué va a durar más, Google o la Biblioteca Nacional? ¿Verdad Miguel Ángel?

Es cierto que un especialista puede ganar más dinero o ser más demandado por la escasez de profesionales. Pero como ocurre en la bolsa, cuando pones todos los huevos en una cesta, puedes ganar mucho o perderlo todo. Como siempre, la decisión es de cada uno.

Por otra parte, no hay que confundir especialización con miopía. Por ejemplo, por mucho que nos gusten los blogs, esto es algo que caducará tarde o temprano. Por lo tanto sería absurdo ser el megaspecialista en blogs cuando lo correcto sería serlo en comunicación interactiva o simplemente en comunicación personal.

Solo una cosa más. El que una persona elija un área de especialización no significa que se olvide de que es capaz de hacer muchas más cosas. Simplemente se trata de elegir aquello que le va a ayudar a posicionarse como el mejor en algo. Pero las personas somos polifacéticas y tenemos varios talentos y aficiones útiles. El que seas de ciencias no impide que seas un experto en poesía del XIX. Y tampoco debemos olvidar que siempre hay que estar pendiente de lo que ocurre para que los cambios no nos pillen con el pié cambiado.

Solo tenemos que encontrar la mejor combinación. Y si alguna queda obsoleta, simplemente hay que cambiar la mezcla. Por lo tanto, creo que no se debe generalizar sobre la especialización y perdón por la generalización.

Y os dejo porque ahora me voy a una heladería especialista en helado de Straciatella.





Compartir esta publicacion