La arrogancia del emprendendor

Hace algunos años, creo que antes de empezar este proyecto, leí unas recomendaciones de un conocido coach norteamericano sobre la forma de actuar con los emprendedores.

Venía a decir que a un emprendedor no se le puede decir lo que hay que hacer. Que mucho ojito con llevarle la contraria y en definitiva, que un emprendedor es un hueso duro de roer para un coach, un asesor o un consejero.
Aunque no lo decía explicitamente, se entendía que un emprendedor tiene un punto arrogante y un ego hipertrofiado.

Como emprendedor, asesor y amigo de muchos emprendedores creo que hay dos razones que explican esos argumentos. Una es la percepción que tienen los demás al tratar con un emprendedor y la otra es el propio mecanismo de defensa del que lucha por sacar adelante una idea.

Quizás pueda verse a un emprendedor como alguien cerrado a las opiniones de los demás. Como una persona que es incapaz de ver que se dirige al abismo (o al menos eso piensan los que le observan). Como alguien que cree que sabe más que los demás.

No digo que no sea así algunas veces (o muchas), pero creo que hay que meterse en la piel del «empezador».

  • Un emprendedor es alguien que lucha por algo que solo está en su cabeza.
  • Un emprendedor es alguien que cambia la seguridad por la incertidumbre más absoluta.
  • Un emprendedor es alguien que se juega lo suyo (y lo que no es suyo) por una idea.
  • Un emprendedor es alguien que está más solo que la una en muchas (demasiadas) ocasiones.
  • Un emprendedor es alguien que considera que la Conciliación Personal/Laboral es como Los Reyes Magos, algo que todo el mundo conoce pero nadie ha visto. Al final te das cuenta de que también son los padres (a quién dejas a tus hijos para hacer tu trabajo).
  • Un emprendedor es alguien que tiene que poner una barrera mental a las críticas, dudas, reprimendas y consejos bienintencionados de los demás para no abandonar.
  • Un emprendedor es alguien que quiere cambiar el mundo y también a si mismo.
  • Un emprendedor es un trapecista sin red.
  • Un emprendedor es alguien con quién a veces puede ser complicado convivir. Pregunta: ¿Es más elevado el número de solteros/as, divorcios o rupturas entre emprendedores?
  • Un emprendedor es alguien que tiene una fe enorme aunque no sea creyente.
  • Un emprendedor es alguien que lo da todo sin que nadie le garantice nada.
  • Un emprendedor tiene que defender su idea aunque a veces tenga dudas.
  • Un emprendedor es alguien que se pasa la vida vendiendo una idea a los clientes, a los amigos, a la familia y también a sí mismo.
  • Un emprendedor es alguien que utiliza su pasado para apostar su presente por un futuro esperanzador.

Quizás, como decía el experto, todo eso genere en los demás una percepción de arrogancia, prepotencia o egocentrismo, pero os confieso una cosa, quizás eso solo sea un mecanismo mental que oculta el miedo que hay dentro de uno.

El emprendedor y la Marca Personal están completamente vinculados. El emprendedor necesita la confianza que genera su Marca Personal para obtener los recursos que mantienen en marcha su proyecto. Pero al mismo tiempo el emprendedor, o al menos los que yo conozco, tienen una Marca Personal muy fuerte. No puede ser de otra manera.

Para poner en marcha un proyecto hay que tener valores, objetivos, un sentido de misión, estrategia, algo que ofrecer, persistencia,… Características que os he dicho muchas veces aquí que forman parte del concepto de Personal Branding.

Quizás por eso, todas y cada una de las personas a las que he asesorado en estos años a nivel individual son emprendedores. No es que yo lo haya elegido así, sino que han sido ellos los que se han puesto en contacto conmigo. Y cuando escucho sus historias siempre les digo lo mismo, «precisamente tú eres quién menos necesitas que te ayuden a desarrollar una Marca Personal», por una razón muy sencilla, porque ya la tienen. Al final se trata de poner orden a unas cuantas ideas y ayudar a dar el último empujón.

Como digo, un emprendedor es alguien que tiene marca y que quiere dejar marca. ¿Es eso arrogancia? No lo se, a mi me la suda. ;-)

Este post está dedicado a Pablo Anasagasti y a su proyecto con emprendedores en República Dominicana.







Compartir esta publicacion