El valor de tu trabajo

Por fin he descubierto una forma de usar el twitter de forma que sea útil para el posicionamiento de Marca Personal. Esta herramienta se ha convertido en la mejor forma de condensar muchas ideas que me van surgiendo a lo largo del día y además me obliga a sintetizarlas.

Ultimamente me interesa mucho trasladar la idea de que el desempleo no es más que un estado profesional más. No es una condena, ni una cadena perpetua.

Decía en uno de esos microposts que «Entre un desempleado y un emprendedor solo hay una diferencia: La actitud» y creo que es cierto. Si por darte un papelito «del paro» te consideras parado, estás muerto laboralmente. No dejes que te etiqueten.

También decía que «Desempleado y Autónomo no son diferencias administrativas, son sobre todo mentales«. Muchas veces digo, medio en broma medio en serio que ser un Agente Libre es muy parecido en algunas ocasiones a ser un desempleado. Pero eso no paraliza ni deprime (bueno un poco y de forma temporal) a un Emprendedor. Más bien al contrario, le empuja a buscarse la vida.

Por último, también decía que «Un desempleado solo necesita una cosa para ser un emprendedor: Un cliente«. Y es cierto. Para despertar del coma laboral que supone el desempleo, solo tienes que encontrar una forma de obtener ingresos. No te preocupes por el papeleo o las cuestiones administrativas y burocráticas. Busca una forma de ingresar algo de dinero. Por dos razones, porque te servirá para ir tapando agujeros y otra no menos importante, para sentirte útil.

Creo que es el momento de bajar a la realidad. Ya no eres el Director Financiero al que todos temían. Ni la Secretaria de Dirección que era como un Angel de la Guarda. Ni la Marketing Manager de la multinacional americana que convirtió un producto normalito en una estrella. Ni el cerebrito de IT que apagaba todos los fuegos. Ni el de R2H2 que, que,… bueno ni el de R2H2.

Eres un número en una estadística de desempleo y debes volver a mancharte las manos. Si, aunque tengas 54 años, aunque lo hayas sido todo, aunque hayas tenido a doscientas personas a tu cargo. Ahora estás TU SOLITO, y no es poco, ni es necesariamente malo.

Quizás te has pasado varios años preparando presentaciones en powerpoint para las convenciones de tu empresa. Y aunque no estuviese en tu Job Description has descubierto que haces unas presentaciones impactantes.

Quizás has empezado a escribir un blog y te has dado cuenta de que, aunque eres de ciencias (o precisamente por eso) no lo haces mal. Quizás podrías escribir para alguno de esos directivos estrella que no saben juntar dos palabras.

Puede que seas un hacha arreglando problemas informáticos o cacharreando con ordenadores aunque seas filósofo. ¿Tienes idea de lo que pagan algunos porque les ayudes a recuperar sus datos?

¿Y si empezases a trabajar desde casa como asistente virtual? Puede que en las empresas estén despidiendo a la gente que realmente saca el trabajo adelante, pero antes o después se darán cuenta de que esos superejecutivos de contrato blindado no saben ni hacer una tabla de EXCEL.

Quizás las empresas se estén deshaciendo de sus mejores profesionales (arrieritos somos y en el camino nos encontraremos) pero tanto las organizaciones como las personas (otros Agentes Libres) van a seguir necesitando que alguien les eche una mano (con los impuestos, con los ordenadores, con los hijos,…). No busques un empleo, mejor detecta necesidades que puedas satisfacer.
Solo tienes que encontrar la respuesta a esta pregunta que me recuerda a un viejo concurso de la tele:

Y usted ¿Que sabe hacer?

De todo esto hablo en el vídeo de hoy.









Compartir esta publicacion