Estrategia de Medios para tu Marca Personal

Historia nº1
Hace exactamente dos años, mi amigo Luís Labrador vino a pasar unos días a su tierra. En aquel momento estaba trabajando en Watchmen para SONY.
Dos años después está de nuevo por aquí y ha cambiado de empresa, ahora está en Dreamworks y se cruza por los pasillos con Spielberg cuando va a ver a su amigo Katzenberg.

Cuando Luís vino en el 2007 se asombraba de que yo no tuviese cuenta en MySpace. En Los Ángeles todo el mundo tenía su cuenta en esa red (Andrés, tienes que crear una cuenta ¡YA!). Todavía no se hablaba mucho de Facebook. Ayer me dijo que MySpace está de capa caida. Que muy pocos la siguen utilizando.

En dos años pueden cambiar muchas cosas. ¿Alguien se acuerda de aquello que iba a cambiar el mundo, esa cosa llamada Second Life?

Historia nº2
La pasada semana fue el SIMO. Parece que este año ha estado ¿mejor? porque, por lo que cuentan, solo han ido los que «tienen algo que decir» en La Red y no ha ido la «chusma buscafolletos». Yo no he asistido, pero desde fuera los comentarios de algunos me recordaron la frase del Sr. Lobo («Muy bien caballeros, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía»).

Parece que ese ambiente tan amigable (¿friendly?) dió alas a algunos gurusitos de La Red que se dedicaron a profetizar los siete males a las empresas que no se convirtiesen rapidamente al dospuntocerismo.

No seré yo el que defienda la gestión casposa de la gran mayoría de las empresas de este país, pero no me atrevería a anunciar el fin del mundo a quienes no acepten la nueva religión. Especialmente si, quienes las critican, jamás han intentado arriesgar o poner en marcha algo más importante que un blog, una cuenta en Twitter o vender papeletas para el viaje de fin de curso.

Al leer esas soflamas dospuntocerriles desde estrados virtuales pensé en los críticos de cine. Opinar es muy fácil y barato. Es muy sencillo, incluso seductor el poner a parir a otros. La TV, la Radio y los Políticos se dedican a eso casi todo su tiempo (Yo también suelo caer en la tentación).
Creo que hay mucho cantamañanas 2.0 que desde su flamante iPhone o parapetado tras un monitor de 32′ se siente un Nostradamus del sXXI que sabe que cuando se equivoque nadie le va a pedir explicaciones.

Pero para tener una mínima credibilidad considero necesario el haber intentado crear algo de lo que se critica. Todos los artículos de Wired o todas las opiniones de los Popes de La Red no sirven de nada si no has intentado, al menos una vez, mancharte tus propias manos.

Historia nº3
Desde hace algunas semanas he reducido al mínimo las calorías de mi dieta 2.0. He dejado de contestar a los comentarios del blog de los buenos amigos que me escriben (¡Hereje!¡Maleducado virtual!¡Estás rompiendo todas las normas de la ciberetiqueta!). Mertxe, Senior Manager, mrgorsky, Gian Lluis y todos los demás, os pido disculpas desde aquí pero seguro que lo entendéis. Y sabéis que estoy solo a una llamada de teléfono (¿demasiado 0.5?).

Me encantaría ser un fanático de la conversación, de la cooperación en red, de la participación en foros online. Pero no lo soy. Para mí, esto es una herramienta de visibilidad. Y a medida que voy evolucionando compruebo que no es la más importante para mi trabajo. Pero esta es solo una opinión personal.

Creo que el consumo de recursos (básicamente tiempo) que requiere lo dospuntocero no compensa el resultado para un profesional como yo. Hay que estar aquí, si, pero no hay que VIVIR aquí.

La barrera de entrada es mínima. La facilidad para hacer cosas es tremenda. La libertad de opinión es casi total. Pero ahí está también su mayor debilidad. Tienes tantas facilidades para diferenciarte que al final no puedes hacerlo porque todos hacen lo mismo.

Si quieres posicionar tu Marca Personal debes elaborar una estrategia de medios que incluya pero que también vaya más allá de lo dospuntocero. De todo esto hablo en el video de hoy.









Compartir esta publicacion