Mitos de Marca Personal V: Ronaldos, Obamas y Winfreys

Imagina que vas a un curso básico para emprendedores o un seminario para poner en marcha una «start-up» o un pequeño negocio unipersonal. Nada más entrar te empiezan a poner ejemplos de REPSOL, Telefónica y BBVA. Supongo que se te empieza a poner cara de tonto y acabas deprimiéndote cuando te explican cosas que no tienen nada que ver con tu situación y tus planteamientos.

No es que no seas ambicioso, que no quieras comerte el mundo o que no quieras convertirte en un magnate (¿por qué se parece tanto a mangante?), simplemente esa no es tu liga, de momento.

Con demasiada frecuencia, los que se acercan por primera vez (como yo en su momento) a este mundo del Branding Personal se quedan fascinados por el concepto pero cometen el mismo error, utilizar tópicos y ejemplos tan repetidos como equivocados.
Supongo que yo también utilicé algunos de estos ejemplos hace cinco años cuando empecé con esto, pero creo que ya se ha escrito y se ha avanzado mucho como para seguir tomando estos «modelos».

A lo largo de estos años he visto a mucha gente que se sentía atraida por esto del posicionamiento profesional. Da la sensación de que navegan un poco por La Red, crean su blog, utilizan cuatro o cinco ejemplos populares del mundo de famoseo y escriben cuatro reglas que han leido a Peter Montoya o a Dan Schawbel.

Estoy aburrido de que se utilice a Cristiano Ronaldo, Obama o a Oprah Winfrey (la Ana Rosa Quintana de EEUU pero menos casposa) como ejemplos de Marca Personal. No digo que no puedan serlo, pero lo que vemos de ellos no es una Marca sino algo prefabricado. Estas personas no son marcas, son soportes publicitarios para las marcas comerciales.

Al ver todos los libros que han aparecido ultimamente sobre los asesores de comunicación de Obama te preguntas ¿Realmente Obama es lo que aparece o es otra cosa?
¿Hasta que punto es Relevante Cristiano Ronaldo para tí y para tu vida?
¿Es fiable Obama o cualquier otro político?
Aunque Oprah, Steve Jobs o Florentino Pérez sean muy notorios ¿Tienen algún efecto real en tu vida? Porque una marca es eso, una huella, una señal, un efecto en tu mente.

Un profesional del Branding Personal jamás debería citar a ese tipo de personajes. Da la sensación de que la Marca Personal es algo para unos pocos privilegiados con recursos y eso es sencillamente ¡Mentira!

Me da igual lo que diga la web o los medios sobre esta gente. Sencillamente estas personas no son de este mundo. Si quieres saber como se desarrolla una Marca Personal, olvídate de esos seres humanos a los que algunos han convertido en semidioses y mira a tu lado.

Las auténticas Marcas Personales las tenemos alrededor. Dani, mi quiosquero, Jesús, mi peluquero,… Es gente que ha conseguido ser relevante, fiable y visible para mí.

Si quieres hablar de valores de Marca Personal, no hables de John Lennon o el Che Guevara. Gente de la que solo conoces lo que otros te han contado. Utiliza a tu padre o a una maestra que tuviste hace muchos años y que cambió tu vida porque dejó su marca en tí.

Es el truco de «El club de la comedia». Se trata de contar historias cercanas, narraciones con las que puedas sentirte identificado. No se trata de crear admiración por lo lejano sino de sentirte motivado por lo cercano.

Estoy cansado de las jodidas citas de Shakespeare, Aristóteles o Jack Welch. Ya me gustaría ver a todos estos en la cola del INEM soltando esas frases lapidarias que quedan muy bien en Twitter.

La Marca Personal tiene que ser real. Tiene que estar basada en lo que eres. Hasta ahora no he conocido a nadie que no sea capaz de sobresalir y destacar en algo.

El Branding Personal no es una forma de hacerse famoso. Ni la mayoría de los «famosos» consiguen tener una Marca Personal más allá del producto, la marca comercial o el personaje que interpretan. Así que cuando veas que alguien utiliza estos ejemplos para explicar lo que es el Branding Personal, empieza a dudar de la solidez de sus argumentos.





Compartir esta publicacion