Ser fiable es la mejor forma de ser diferente

Aunque con mucha frecuencia he asociado la confianza y la credibilidad con la marca como generador de valor, ahora más que nunca se está evidenciando.

Si os habéis fijado, con la llegada de la crisis, las grandes empresas de consumo han desempolvado sus viejos anuncios, han empezado a tirar de tradición y experiencia y nos bombardean con la fiabilidad de sus productos frente a esos malvados de la marca blanca.

Apenas se habla de cosas raras, de novedades extrañas o de cualidades extravagantes. Ahora todo se centra en la calidad y la confianza.

Creo que con la Marca Personal está ocurriendo lo mismo. Empiezan a aparecer artículos en los que se habla de la experiencia y del valor de los «senior» frente a la irresponsabilidad de la juventud botellonera. Pues ni una cosa ni la otra.

En realidad, en mi opinión, la confianza siempre ha sido el sinónimo del valor de la marca, personal o comercial. Por eso hay que ir con chaqueta y corbata a las entrevistas, hay que quedarse calentando el asiento del cubículo hasta las tantas y hay que reir las gracias del jefe. Eso demuestra que estás «comprometido», que eres de fiar.

Creo que hay que diferenciarse, si, pero en demasiadas ocasiones se confunde destacar con hacer «frikadas». La diferenciación valiosa en el Branding Personal viene de sobresalir por ser capaz de aportar un poco más que los demás y hacerlo de forma coherente, consistente y fiable.









Compartir esta publicacion