Si no te lo vas a currar… olvídate de la Marca Personal

Hace unos días estuve hablando de Marca Personal a un grupo de alumnos de ADE de la Universidad de Alcalá de Henares. Cuando hablo a estudiantes de universidad o escuelas de negocios, suelo percibir que consideran que esto de buscarse la vida o posicionarse profesionalmente es una opción. Que es algo que no va con ellos. Que no es más que un invento de un “chalao”, pero que esto no es lo que tenían pensado. Que lo que hay que hacer es buscar un empleo. Y ese es un enorme error. No porque no esté un poco “chalao” sino porque el de los empleos es un camino cerrado o que ya no lleva a ninguna parte.

Al terminar la charla en Alcalá, un alumno me preguntó si me había compensado montármelo por mi cuenta en lugar de ir a lo seguro. ¡¡¡A LO SEGURO!!!

Pero, ¿Qué les cuentan en las universidades? ¿En qué mundo creen que viven?

Con eso de “a lo seguro” se refería a echar CVs y buscar un hueco en un cubículo en una oficina. El problema es que, en general, jóvenes o mayores, estudiantes o profesionales con experiencia, consideran que LO SEGURO es trabajar en una empresa. Supongo que deberían ir a alguna de las oficinas del INEM y preguntar si eso es seguro. En realidad nunca ha sido seguro, pero ahora es que ni siquiera es posible.

Con frecuencia aparecen estúpidas estadísticas que nos indican que muchas de las empresas y negocios que se crean, acaban desapareciendo en pocos años o meses. Lo que no suelen aparecer son estadísticas en las que indican las veces que ha cambiado de empleo un profesional en esos mismos meses.

Si consideramos que nuestro trabajo es nuestro producto y nosotros actuamos como empresas, la perdida de un empleo es equivalente al “fracaso” de una iniciativa empresarial o emprendedora. En ese caso, ¿Qué es lo seguro? ¿Qué es más arriesgado? ¿Donde está la seguridad de los casi cinco millones de parados? Al menos, el que emprende, intenta hacer lo que quiere. Y a diferencia del empleado (utilizado, usado, manejado), el tiempo corre a favor del que emprende.

En realidad esto no va de que todo el mundo se haga autónomo o monte una empresa. Se trata, sobre todo, de un cambio de mentalidad. Se trata de pensar en lo que haces como en una forma de ganarte la vida. Independientemente de la denominación administrativa que tengas (Empleado, empresario o autónomo). Puede que estés en nómina pero debes pensar que el “empleador” es solo un cliente, no tu padre.

El problema de tratar de “independizarse” de los empleos tradicionales no es la seguridad o la falta de ella sino la dureza del camino. Construir una Marca Personal fuerte apenas cuesta dinero. Tampoco es algo complejo. Pero requiere algo que la mayoría de la gente no tiene: Ganas de trabajar duro de forma constante y coherente a lo largo del tiempo.

 Por lo tanto, tienes dos opciones. Puedes seguir pensando que lo mejor es ir a ¿LO SEGURO? y “echar el CV” como quién echa la bonoloto y que no ocurra nada. O puedes empezar, desde ahora mismo, a decidir lo que quieres hacer, lo que puedes ofrecer y empezar a contarlo.

A diferencia de la primera opción, cada paso que des te permitirá ir aprendiendo, te irán conociendo e irás puliendo tu mensaje. Y eso tiene un beneficiaro claro: TU. Lo que vas haciendo, aprendiendo y experimentando es algo que no te puede quitar nadie.

Así que olvídate de LO SEGURO y empieza a trabajar en tu posicionamiento, porque la Marca Personal cuesta y aquí es donde vaís a empezar a pagar con sudor.

NOTA: Hoy hablan en Expansión del evento de Personal Branding de hace un par de semanas.









Compartir esta publicacion