@jmbolivar, te necesito

Una de las cosas más interesantes de mi trabajo es que tengo que estar constantemente aprendiendo, recopilando información y renovando mi método. Cada cierto tiempo, algo me empuja a poner orden en todo eso y contarlo de una manera más sistemática y ordenada. Así es como surgió mi primer libro. 

Este año consideré que tenía ideas y material suficiente como para contar algo interesante. Y decidí escribir otro libro. Me las prometía muy felices. Pensé que con el material que tenía, todo sería coser y cantar y en un par de semanitas en julio habría libro nuevo. Enorme error. El problema no ha sido la falta de ideas o de contenido, sino todo lo contrario, el exceso de material.

¿Qué pongo? ¿Qué quito? ¿Cómo voy a eliminar eso? ¿Qué es lo importante? ¿Cuál es la prioridad? En realidad, todas esas preguntas se parecen mucho a las que surgen a cualquier profesional en su trabajo. Es un problema de productividad. Y ahí es donde he echado de menos a mi amigo Jose Miguel Bolivar.

Desde que conocí a Jose Miguel en la presentación del libro de Tim Ferriss no he dejado de aprender cosas interesantes sobre productividad personal. La diferencia entre lo urgente y lo importante. Lo que hay que tirar directamente a la papelera y lo que hay que llevar a una carpeta. El orden en que hay que hacer las cosas. El establecimiento de objetivos…

Ahora, cuando ya vamos camino de terminar el verano y el libro sigue sin terminar, he entendido que es más importante tener unas cuantas ideas claras antes de empezar a hacer cualquier cosa.

Pienso como Raúl que en la vida hay algo más que producir y ser productivo. Sin embargo, creo que cuando se aplican algunas reglas básicas de las que habla Jose Miguel, puedes aprovechar más la vida y dedicarte a lo que realmente importa.

A la hora de hacer Branding Personal, todos estos temas son importantes. Tu tiempo es finito y debes decidir y establecer prioridades. Esas elecciones van a influir en tu forma de actuar y en la percepción que los demás tienen de tí. O lo que es lo mismo, en el impacto que generas.

Lo que pretendes es conseguir posicionar tu Marca Personal en la mente de otras personas, pero eso solo lo conseguirás si tienes el enfoque adecuado y los objetivos bien definidos.

Para un profesional que quiere aumentar su valor en el mercado y ser percibido como un especialista, es fundamental saber escoger y ordenar sus tareas. Cualquiera que trabaja en casa y no tiene jefes, sabe que es muy sencillo dejarse llevar y perder el tiempo. Sin embargo, si adquieres el hábito de convertirte a tí mismo en el jefe más duro de todos los que has tenido y te fijas unas normas y prioridades, tu trabajo va a ser mucho más sencillo.

Creo que lo peor de no tener un sistema de productividad es la ansiedad que genera. Cuando tienes muchas cosas que hacer y no eres capaz de poner orden, empiezas a agobiarte (yo, al menos) y llega un momento en el que te bloquéas. Sin embargo, cuando has establecido unas reglas, todo ese follón desaparece, pero no por arte de magia.

Así que, insisto, la Marca Personal no es un logo, un avatar o estar en todas las redes sociales. El Branding Personal es un proceso de desarrollo personal con el que se pretende dejar una huella en la mente de otros. Y un poquito de planificación y hábitos de productividad son mucho más importantes que un muchito de Twitter o Facebook.









Compartir esta publicacion