El problema son los ingresos, no el empleo

Dicen mis amigos «coaches» que hacer las preguntas correctas es fundamental para alcanzar los objetivos. También dicen los expertos en gestión de problemas que lo primero que hay que hacer para solucionarlos es identificarlos con claridad. Sin embargo, me temo que cuando hablamos de empleo, trabajo y profesionales, o no hacemos las preguntas correctas, o no damos con la respuesta adecuada.

Si preguntas a cualquiera cual es el principal problema en nuestro país, especialmente tras esta interminable campaña electoral, la gran mayoría te diría que es el Empleo. Pero esa no es la respuesta correcta, y por lo tanto, cualquier plan, estrategia o planteamiento estarán equivocados.

¿De verdad crees que lo que realmente le preocupa a una persona que se ha quedado sin trabajo es que no tiene un empleo? Si piensas así es que nunca te ha ocurrido.

El auténtico problema no es no tener un empleo sino algo tan obvio que solemos olvidarlo. Lo realmente grave no es no tener un sitio al que ir cada día, sino la falta de ingresos con los que pagar las facturas. Es tan insultantemente evidente que directamente ni nos lo planteamos. Sin embargo, eso nos aleja del objetivo principal y, por lo tanto, de la solución del problema.

Digo esto porque en las últimas semanas he impartido clases en varios lugares de España y en todos ellos la preocupación es la de encontrar un empleo a toda costa. Me encuentro con situaciones tan absurdas como las de montones de personas que están dispuestas a trabajar casi gratis (o gratis total) solo para tener un empleo. Pero eso lo tenemos tan metido en nuestro Sistema Operativo Personal que hay personas que se ofenden cuando se lo discutes.

A ver cuando nos enteramos que el empleo va a tardar mucho en volver. Y cuando regrese, seguramente será muy distinto al que hemos conocido. Quizás los subsidios de desempleo, los finiquitos y la sensación de que siempre va a haber alguien ahí que nos eche una mano nos impide establecer las prioridades. Sólo cuando pasa el tiempo y el dinero se agota empezamos a pensar en hacer «cualquier cosa» para obtener ingresos.

Pero conseguir resultados requiere un tiempo del que no dispones. Por eso es tan importante trabajar constantemente en tu posicionamiento.

Desde mucho antes de la crisis, personas como Borja Prieto está dando pistas para buscar formas de ganarse la vida más allá del empleo tal y como lo conocemos. Pero lo primero que hay que hacer es dejar de comportarnos como Zombies que solo sabemos buscar «empleos frescos» que ya no existen.

Supongo que esa es una de las razones por las que un concepto como el Branding Personal es tan dificil de inculcar. En realidad, ¿Para que querría posicionarme como un profesional reconocido si yo sólo quiero que me den catorce pagas por trabajar de nueve a cinco? Menudo follón. Calla, calla, eso mejor se lo dejamos a los frikis de los autónomos, emprendedores y empresarios. Lo mejor es seguir enviando CVs a diestro y siniestro que, como todo el mundo sabe, es garantía de éxito. ¿A que sí? Pues no.

Si cambiamos el enfoque y, en lugar de pensar unicamente en encontrar un empleo, ampliamos las opciones de generar ingresos será más facilmente entendible la necesidad de desarrollar una Marca Personal conocida y reconocida.

De repente, la forma tradicional de encontrar el modo de ganarnos la vida ya no se limitaría sólo al clásico Curriculum y entrevista-interrogatorio sino que, de pronto, las posibilidades de generar ingresos se multiplican. Siempre hay necesidades que satisfacer y personas dispuestas a remunerarte por ello. Pero para eso debes ser encontrable y alcanzar una buena reputación.

En este momento seguro que estarás pensando algo que siempre que me lo dicen me mosqueo. Es el clásico, «Es que tu lo ves muy facil». ¡Y una mierda! Esto no es nada fácil. Es muy jodido y supone mucho tiempo, esfuerzo, malos ratos y en algunas ocasiones te dan ganas de tirar la toalla. Sin embargo, con el tiempo te das cuenta que dejar de ser recolector para convertirte en cazador es mucho más divertido. Y en cualquier caso, seguramente, en unos años en los que no hay «cosechas», seguramente no te va a quedar más alternativa.

Así que, si crees que tu objetivo es conseguir un empleo, allá tú. Pero tarde o temprano te darás cuenta que un empleo no es un fin, sino solo un medio.





Compartir esta publicacion