Examen oral

Cuando alguien me pregunta cuales son las tres mejores herramientas de marketing personal suelo elegir las que me han dado mejores resultados, el Networking, Hablar en público y el Blog.

mediumbSobre el blog ya he transmitido muchas veces mi devoción más absoluta. Cuando alguien dice que están muertos siempre pienso que se equivocan porque un blog no es ni más ni menos que un medio en el que puedes expresarte libremente y de forma sencilla. Quizás cambie el nombre o la forma de las herramientas, pero el propósito será el mismo. Me temo que quienes se empeñan en matar a los blogs están utilizando ese argumento como excusa para no ponerse en marcha. Allá ellos.

En cuanto a la creación de una red de contactos y la construcción de una estructura de apoyo de personas de confianza, creo que es algo evidente y que siempre ha sido utilizada por las personas que han dejado una huella en otras personas. Las personas que te conocen son los mejores prescriptores de tu trabajo (siempre que tengan claro a qué te dedicas). Por experiencia te digo que, en este momento en el que todo ha reventado, poder iniciar proyectos con gente que comparte tus valores puede ser una cuestión de vida o muerte profesional.

Pero una de las actividades con las que mejor me lo paso y más disfruto es cuando tengo que hablar “de mis cosas” a un grupo de gente. Además, he comprobado una y otra vez que es una combinación poderosa de lo mejor de lo online y lo offline.

Cuando das una ponencia, charla, curso o taller estás produciendo un efecto mucho más poderoso que cuando te expresas en un medio online o a través de un intermediario como un medio de comunicación o incluso un libro. Cuando das la cara, la gente que te escucha puede ver realmente si tienes claro lo que cuentas, si te entusiasma y si sabes comunicarlo bien.

Si además te diriges a un grupo de personas dospuntocero, tu voz va a llegar a mucha más gente a través de personas que van hablarles de tu trabajo sin que seas tú mismo quien lo haga. Y eso es un mecanismo de confianza muy poderoso. También pueden criticarte, pero eso es bueno porque te ayuda a mejorar y además ¿Qué emoción tendría y como esperas conseguir algo si no corres riesgos?

Por experiencia te puedo decir que muchos de mis clientes han surgido tras una charla o una ponencia. Si consigues que alguien te invite a hablar de tu especialidad, de tu trabajo o de tus experiencias ante un grupo de personas y tienes alguna duda sobre si aceptar o no, hazme caso, ACEPTA. Tanto si te pagan como si no, cada vez que te subes a un escenario o a una tarima, vas cogiendo tablas, vas probando tus mensajes y vas viendo las caras de quienes te escuchan. Dirigirte a un grupo de personas, desde 2 hasta 2000 es una de las cosas más divertidas y estimulantes que puede hacer un profesional para dejar su Marca Personal.

De nuevo, el mayor problema en todo esto no reside en cuestiones técnicas o materiales sino en eso que tienes sobre tus hombros.  El miedo, la vergüenza, la pereza o el desconocimiento suele ser el factor paralizador. Y aquí, mi recomendación siempre es la misma, ante la duda, hazlo. No hace falta que te dirijas a un auditorio de cinco mil personas (eso es difícil que suceda al principio), puedes empezar probando en grupos pequeños, de confianza (a veces son los peores) y en entornos en los que te sientas a gusto.

¿Pueden salir las cosas mal? Pues te engañaría si te dijese que no. Claro que puede haber problemas o quizás tengas un mal día o puede que alguna de las personas que te escuche se ponga en tu contra. Pero ¿Sabes una cosa? No pasa nada. Nunca pasa nada ni es tan terrible como puedas imaginar. Además, cuanto antes te pase, que te pasará, mejor porque vas cogiendo callo. Cuando estás tras un atril (lo detesto, prefiero ir exhibiendo michelines) o cuando te ponen un micrófono en las manos siempre vas a verte mucho peor de lo que te ven los demás.

Pero la mejor forma de reducir los nervios es preparándote. Cuanto mejor te sepas la lección, será más probable que apruebes el “Examen Oral”.

Mi consejo es que empieces hoy mismo a elegir unos cuantos temas relacionados con tu posicionamiento profesional para ir dejando tu Marca Personal en otras personas. Escoge unos cuantos títulos, prepara un esquema sencillo de lo que podría ser una conferencia de 45-60 minutos y ofrécete a quienes puedan darte una oportunidad para exponerlo. Te sorprenderá la cantidad de ofertas que te van a surgir (sobre todo si lo haces gratis).

Como te decía al principio, hablar en público reúne lo mejor del contacto cara a cara y de lo dospuntocero. Es una forma de llegar a mucha gente pero sin teclados, pantallas ni papeles. Creo que una estrategia de Branding Personal sin este canal para generar visibilidad se queda cojo, muy cojo.

Está fenomenal hacer exámenes por escrito (Blog, libros, artículos) o tipo test (Twitter) o trabajos manuales (Slideshare, Pinterest, Youtube), pero donde realmente se demuestra lo que sabes es cuando te toca “exponer en clase”. Aprovecha cualquier oportunidad para hablar a un grupo de personas (en la facultad, en la empresa, en una asociación) y no te quedes a medias.





Compartir esta publicacion