Fin de curso

Si tuviese que elegir una razón, o más bien LA RAZÓN por la que me costaría mucho volver a ser un «nominado», «cuentajenado», «empleado» o profesional de empresa es por la sensación de libertad y de control de mi tiempo que tengo en mi estado actual. No espero que todo el mundo piense igual que yo pero, si eres de los que detestas que te digan lo que tienes que hacer, seguro que entiendes lo que digo.

Todos los sacrificios, estrecheces, preocupaciones y noches en vela del autónomo, agente libre, «freelance» o profesional independiente son un precio que pagas gustoso cuando tienes la sensación de hacer lo que te gusta cuando quieres y con quien quieres.

Claro que hay y habrá momentos complicados o muy complicados. Claro que hay que realizar «trabajos alimenticios» especialmente al principio de tu proyecto profesional. Pero sabes que esas son situaciones concretas que te proporcionan «combustible» para ponerte en órbita. En cualquier caso, ¿no son tiempos difíciles para todos? y si no vamos a poder jubilarnos ¿No es mejor empezar cuanto antes a dedicarte a lo que te hace sentir mejor?

Una de las costumbres que he adquirido en los últimos años ha sido la de dedicar los meses de julio y agosto a realizar actividades diferentes a las del resto del año. Me refiero a ponerme al día profesionalmente, a preparar nuevo material y como empieza a ser habitual, a escribir un nuevo libro. Esas son, para mí, las mejores vacaciones.

No voy a negar que España, a pesar de la crisis, sigue siendo un país paralizado en verano, así que lo mejor es hacer de la necesidad virtud y aprovechar este tiempo para labores de «Mantenimiento» e «I+D» profesional. Y no voy a negar que me encanta eso de aprovechar todas esas ideas que he ido recopilando estos meses y construir algo nuevo como si fuese un LEGO TENTE

Otra de las cosas que he empezado a hacer durante estos meses es bajar el ritmo de la presencia dospuntocero. La razón es sencilla. Yo estoy a un escalón inferior al de la multitarea. No sólo es que no pueda hacer simultaneamente dos cosas que requieren reflexión, es que se me hace muy cuesta arriba tener que pensar en esas dos cosas aunque las realice una detrás de otra. Me cuesta mucho concentrarme en escribir un libro si estoy dándole vueltas al próximo post (ya he dicho muchas veces que soy bastante cortito).

Por ese motivo, este será el último post hasta dentro de unas semanas. Afortunadamente este año tengo el libro más avanzado que en veranos anteriores.

En cuanto al blog, tengo la intención de empezar a escribir cosas más cortas pero más prácticas en cuanto lo retome. Espero que te parezcan interesantes. Tengo la sensación de que este año me he puesto demasiado filosófico y, en muchas ocasiones, pelmazo.

Hace unos días escribía sobre la posibilidad de vender nuestro trabajo en diferentes formatos. Pero sería muy cínico si no me aplicase mi propia medicina. Así que, estoy trabajando en crear nuevas formas de transmitir mis ideas sobre Estrategia Personal y Branding Personal para que puedan consumirse de formas distintas. Vale, se trata de generar nuevas formas de ingresos pero también de llegar a gente a la que le interesan estos temas pero no tiene posibilidad de asistir a uno de mis cursos o talleres.

Estoy a punto de cumplir diez años de desarrollo de la Marca Personal. Me siento feliz de ver en lo que se ha convertido esto de lo que sólo hablábamos un puñado de locos a principio de siglo. Nuestro sueño era proporcionar herramientas para aumentar el valor e independencia de las personas. Pero algunos vendemotos se empeñan en confundirlo todo mezclando churras con merinas. Ahora que parece que el Branding Personal no existe si no hay Redes Sociales conviene recordar que aquellos insensatos hablábamos de Marca Personal mucho antes de que existiese Facebook, Twitter o LinkedIn.

Por eso espero crear un documento práctico con la metodología que sirva de guía de lo que, en mi opinión, debería ser un método reproducible parecido a la Gestión de Proyectos como he comentado aquí varias veces. Afortunadamente hay unos cuantos amigos que han aceptado el reto y están trabajando en esta línea.

Estas son sólo algunas ideas de las actividades en las que quiero enfocarme este verano. Me apetece mucho sumergirme en todo esto. Y cuando uno disfruta con lo que hace, ¿No son estas las mejores vacaciones?

Nos leemos dentro de unas semanas.









Compartir esta publicacion