Leer en caso de apocalipsis profesional

PosicionHace unos días empecé a leer el libro titulado Abrir en caso de apocalipsis de Lewis Dartnell. Es un ensayo científico en el que explica cuales son los fundamentos tecnológicos y científicos para reconstruir nuestra civilización en caso de desastre global. Propone la creación de algún documento con las instrucciones necesarias para que los supervivientes puedan empezar de nuevo.

Comienza el libro con una tesis interesante y aterradora. Explica que si se produjese una de esas catástrofes planetarias tipo Mad Max, Guerra Mundial Z o La carretera que acabasen con la inmensa mayoría de la raza humana, muchos de los supervivientes serían incapaces de hacer las cosas más básicas para subsistir.

Estamos acostumbrados a abrir un grifo o encender un interruptor y tener agua y luz. Cogemos un teléfono inteligente y podemos hacer muchas cosas con él. Sin embargo, en un mundo postapocalíptico no sólo seríamos incapaces de crear un teléfono clásico sino que tampoco sabríamos como producir o extraer el plástico, el vidrio o el metal necesarios para crearlo. Y todo eso sin contar con las redes de telecomunicaciones, los servidores o los programas que lo hacen funcionar. Muy poca gente estaría preparada para algo tan simple como cultivar un huerto.

El libro es extraordinariamente entretenido y útil y a medida que lo leo encuentro paralelismos con el mundo del trabajo y de los profesionales.

Podría decirse que estamos viviendo una especie de apocalipsis laboral en todo el mundo en el que, por diferentes razones, lo que considerábamos eterno y estable está desapareciendo. El trabajo se está convirtiendo en un recurso escaso y eso está obligando a mucha gente a hacer “loquesea” para poder sobrevivir.

Nos encontramos en una situación parecida a la del mercado de las cosas.

Igual que nos hemos acostumbrado a consumir productos terminados y no sabemos como crear las cosas más básicas, en el mercado de trabajo ha ocurrido lo mismo. Un empleo no es más que el iPhone, la pizza congelada, un DVD o un simple lápiz, es algo que crean otros y que tu consumes (y te consume). Sin embargo, muy poca gente es capaz de crear esos productos y esos trabajos.

La consecuencia de todo eso es la dependencia. Si no sabes como obtener o crear algo que necesitas, vas a depender de aquellos que saben como hacerlo y van a imponer sus condiciones. Igual que en un mundo postapocalíptico habría que aprender a cultivar, a tejer o a conseguir agua potable, tras la destrucción del mercado laboral en el que hemos crecido tendremos que ser capaces de “cultivar” nuestras propias fuentes de ingresos.

Crear una empresa es como crear un simple bolígrafo o una lata de cerveza… demasiado complejo para una sola persona. Pero debemos encontrar el modo de crear o aportar algo que nos haga valiosos. Por eso hoy más que nunca es necesaria la mentalidad YO S.A. y lo de posicionarte como un profesional con Marca Personal que sea conocido como alguien valioso.

Quizás todo esto te parece una utopía, pues perfecto. Quizás pienses que esto no va contigo, que tu tienes un empleo estable, allá tu. Que esto está muy bien pero que no tienes mentalidad de superviviente (autónomo, profesional independiente, emprendedor,…), pues que te vaya bien. Pero no tienes más que mirar a tu alrededor para ver como cada día hay más gente compitiendo por ese recurso escaso que llamamos empleo. Esa es la mala noticia.

La buena noticia es que aunque el empleo es escaso, el trabajo no lo es. Siempre hay necesidades, demanda, problemas que resolver o deseos que satisfacer y quizás tu tienes los recursos, cualidades y “materia prima” suficiente para que te escojan.

¿Te has fijado la capacidad que tiene la gente de los países en desarrollo para buscarse la vida? Entonces, ¿cómo es que tu, miembro de la que dicen generación más preparada de la historia, con todos los masters y títulos del mundo mundial no eres capaz de hacer algo parecido? ¿De qué sirven todas las licenciaturas que puedes poner en un currículo y todos esos años de estudio y preparación si tu futuro está en servir hamburguesas o trabajar con sueldo de becario hasta los 35 y que te echen a los 45? Es como tener una tablet y sólo poder utilizarla para cortar queso.

Perdona que sea tan bestia pero es que nos hemos convertido en usuarios de empleos/productos pero hemos perdido la capacidad de crear incluso lo más básico.

Si no somos capaces de encontrar nuestro propio modo de ganarnos la vida y de convertirnos en profesionales relevantes con Marca Personal acabaremos como siervos en esa época cuasiapocalíptica que llamamos Edad Media. Parece que nos dirigimos a una etapa feudal en la que unos pocos tendrán el control y el poder sobre muchos a cambio de protección. Sólo aquellos que encuentren el modo de vivir de su trabajo o de colaborar con otros como él o ella tendrán posibilidades de prosperar.

Vale, ya sé que me ha quedado un post…apocalíptico pero esa era la intención. Lo bueno es que todavía no es demasiado tarde y además disponemos de recursos para evitar que nos coja el toro. Pero hay que empezar ya. Como dijo alguien

Actitud positiva es esperar lo mejor mientras te preparas para lo peor.

Por cierto, si te gustan estos libros con base científica sobre el mundo tras un desastre global, también te recomiendo El mundo sin nosotros de Alan Weisman.








Compartir esta publicacion