¿Puedo olvidarme de dejar mi Marca Personal en verano?

MarcaHace dos o tres años, una importante empresa de relaciones públicas me pidió que les diese un curso sobre Networking profesional. Era más o menos por estas fechas y casi todos los asistentes se irían de vacaciones durante los siguientes días o semanas.

Al terminar, les dije que todo lo que les había explicado lo podían poner en práctica inmediatamente y en cualquier situación en la que tuviesen la posibilidad de conocer a alguien. Su respuesta me sorprendió y me deprimió bastante. Me dijeron que lo que les había contado estaba muy bien pero que en sus vacaciones no se iban a dedicar al Networking.

Su rechazo tan claro y directo a la gestión y desarrollo de su red de contactos se debía a que ellos asociaban con su trabajo eso de relacionarse con otras personas. Y claro, uno en vacaciones no hace las cosas a las que se dedica en su empleo ¿verdad?

Pues bien, eso es absurdo además de peligroso (en la sesión también había directivos y responsables de recursos humanos que no sé que idea se llevarían). ¿Cómo puede decir alguien que no va a hacer contactos o conocer a gente nueva en verano? Bueno, salvo que te vayas a meditar a una cueva en el desierto o atravesar el Atlántico en solitario.

Pues con tu Marca Personal ocurre lo mismo. Es imposible no dejar huella desde el momento en que alguien sabe de tu existencia. Yo diría que, si eres una persona activa y comunicativa, incluso desapareciendo completamente del mapa durante dos meses también estarías transmitiendo un mensaje y dejando huella… al no dejarla.

Creo que es José Luis Garci el que dice que él se va de veraneo pero no de vacaciones. Y me gusta esa distinción. En mi opinión el verano permite trabajar de forma distinta y en otras cosas que no nos permite el resto del año. Los autónomos como yo podemos cambiar de actividad pero nunca desconectamos, entre otras razones porque, al menos mí, me gusta lo que hago.

Como decía en el artículo anterior, el Branding Personal es un proceso con muchos elementos y podemos gestionarlos de la forma más adecuada en cada momento.

Por ejemplo, en mis cursos mucha gente jamás se ha planteado un objetivo, una misión personal o profesional o tampoco ha hecho un inventario de sus cualidades. Pues esta época más tranquila es perfecta para pensar en estas cosas y empezar el “curso” con las ideas más claras.

Aunque yo no soy la persona más sociable del mundo, el verano te pone en bandeja montones de situaciones en las que debes aprender a convivir y a relacionarte. Por eso es absurdo decir que no vas a trabajar tu red de contactos cuando un día vas a organizar una paella con amigos y con gente que menos conocida o simplemente te vas a quedar charlando hasta muy tarde sobre todo tipo de temas.

Esos son momentos en los que vas a dejar huella. Que ese impacto sea positivo o negativo va a depender de ti, pero es un buen momento para practicar. Y además, es en los momentos más relajados en los que suelen establecerse las mejores relaciones porque favorecen la sintonía y la confianza.

El verano también es una época ideal para leer con calma sobre algunos temas profesionales que te interesan (además de algunas novelas de Stephen King) o aprender cosas nuevas que pueden servirte para darte a conocer. Si te has comprado una cámara deportiva, ¿por qué no juegas un poco con ella para aprender a hablar de tus cosas en vídeo además de grabar tus paseos en bici?

Puedes escribir, puedes perder el miedo a hablar en público organizando una función con los chavales de la urbanización, puedes grabar tus ideas con el móvil y aprender a soltarte para empezar a hacer podcasts, puedes…

Como ves, hay muchas cosas que puedes hacer para reforzar tu Marca Personal. Incluso hay cosas que puedes dejar de hacer y comprobar que no pasa nada. Me refiero a tu actividad en dospuntocerolandia.

Los tres últimos libros (Expertología, Te van a oír y Marca Personal para Dummies) los escribí en los meses de julio y agosto de diferentes años. Como estaba concentrado en ellos, decidí desconectarme de Internet durante esos periodos. Aunque me preocupaba perder la visibilidad que había conseguido, pronto vi que no pasaba nada por (casi) desaparecer durante esas temporadas. Y desde entonces he seguido esa costumbre.

El próximo viernes publicaré mi último post hasta septiembre. No voy a dejar de trabajar, simplemente lo voy a hacer de forma distinta. Creo que el verano es una época más 0.0 y 1.0. Es decir, que en estos meses la actividad de tu Marca Personal está más centrada en ti y en tu entorno más cercano.

Así que no, no es posible olvidarse del Branding Personal en verano, simplemente se trata de enfocarse en otros aspectos.

Compartir esta publicacion