Es mejor ser regular que sobresaliente

Recuerdo que una de las cosas que más ansiedad me generaban cuando empecé a trabajar por mi cuenta era que otros empezasen a hacer algo parecido y yo no hubiese alcanzado la velocidad de crucero.

Tenía la sensación de que, o me daba prisa, o me comerían el terreno. Pero como suele ocurrir casi siempre, la mayoría de los temores suelen ser infundados y lo que más te preocupa no suele ocurrir nunca.

¿Significa eso que nunca nadie ha desarrollado propuestas similares o ha utilizado mis ideas y las de otros? De ninguna manera. Eso es algo que ha ocurrido y ocurrirá siempre.

En primer lugar porque pienso que, en algunos temas, está casi todo inventado. Podrán utilizarse nombres nuevos (Mindfullness, Resiliencia, Branding Personal,…) pero el fondo tu maravillosa genialidad ya existía desde mucho antes de que pensases que habías tenido la idea del millón. Quien crea que ha tenido una idea única que hay que ocultar para que no se la copien, me temo que ha viajado o leído muy poco. Cuando creas algo que no es nuevo, es más importante el CÓMO lo haces, desarrollar tu propio estilo que el concepto en sí mismo.

En segundo lugar porque, después de todos estos años, la clave no está (sólo) en tener una gran cabeza sino en ser cabezota. He comprobado aquello de que en esto como en casi todo, el que resiste gana. No se trata sólo de ser bueno o de haber creado algo chulo, sino que hay que persistir, resistir, insistir y mantenerse firme ofreciendo algo útil de un modo coherente, consistente y regular.

Hay gente con ideas estupendas que desaparecen antes de desarrollarse porque no han mantenido la regularidad. Y también hay ideas mucho más simples que acaban generando buenos resultados. Estas suelen ser aquellas de las que alguien dice, “pues vaya chorrada, esto ya se me había ocurrido a mi hace años” (porque siempre hay algún listo/”cuñao” que lo dice o lo piensa). Vale, pero tu no te levantaste a las 6:00 de la mañana a hablar de ella.

Si llevas algunos años en tu profesión o en tu especialidad, te habrás encontrado con frecuencia a algunos profesionales a los que yo denomino Supernovas. Básicamente se trata de personas que se lanzan a lo bestia a hablar de un determinado tema, aparecen en todas partes durante algunas semanas o incluso meses para, después, desaparecer. Igual que las supernovas, tienen un pico de brillo gigantesco pero queman el combustible con tanta rapidez que pueden acabar convirtiéndose en agujeros negros.

Por eso creo que es mejor ser regular que sobresaliente. Aunque si puedes ser las dos cosas, pues mejor. Y de todos modos, la regularidad, acaba llevándote a la excelencia. Así que…





Generar unos hábitos de comportamiento coherentes reproducibles, repetibles, transmitir el mismo mensaje una y otra vez es fundamental para dejar huella, Marca Personal. Pero claro, eso implica tener claro qué quieres, quién eres, en qué crees y qué defiendes. ¿Cómo esperas mantenerte firme en tu proyecto si no tienes claro hacia donde te diriges, de qué estás hecho y cuales son las prioridades y líneas rojas?

La coherencia, la consistencia refuerza la confianza. He comprobado en mis propias carnes que cuando defiendes algo en lo que crees durante meses o años, muchos de los que te criticaban al principio, te acaban dando la razón y otros, quizás los más agresivos, no sólo aceptan lo que dices sino que son los que más interés tienen en subirse al carro (la fe del converso).

Desgraciadamente en este mundo en general y en dospuntocerolandia en particular lo que se busca es la inmediatez (o la inmeidiotez) que te permita tener un pico de visibilidad lo más grande posible y rapidito. Entonces te apuntas a todas las Redes Sociales, vas a todos los eventos y hablas de “lo tuyo” a cualquiera que se te cruce. Pero eso se acaba pronto si no hay algo detrás.

La consistencia se percibe tras múltiples exposiciones, tras un trabajo visible de meses o años. Por eso es fundamental empezar cuanto antes y mantener la regularidad. Eso te hace previsible y, por lo tanto, fiable.

Ojo, ser consistente, congruente y previsible no implica ser rígido o inamovible. Es cierto que debe haber unos pilares sólidos que te mantengan centrado, pero si no estás dispuesto a hacer cambios o modificaciones sensatas, te verán como un fanático. La autenticidad de la que tanto hablamos quienes trabajamos en esto de la Marca Personal es fundamental para mantener la coherencia. ¿Cómo esperas que te perciban como alguien consistente si no eres lo que dices ser?

Los comportamientos consistentes definen tu Marca Personal de un modo más claro y fiable que cualquier mensaje superoriginal o campaña de Marketing Personal.

Si eres predecible porque eres consistente te ganarás el beneficio de la duda. El día en que metas la pata serás más fácilmente perdonado porque llevas años demostrando que mereces otra oportunidad.

Y recuerda, todo, todo lo que haces debe estar alineado. Lo real y lo “irreal”, lo personal y lo profesional, lo visible y lo invisible. Si esto lo tienes claro, verás como el tiempo te da la razón.

NOTAS: Eventos en abierto en los que participaré este mes.

Diseña tu estrategia de Posicionamiento Profesional. 29 Septiembre. 10:00. Alcoy
Congreso Digital & Social Marketing. 30 Septiembre. Valencia

Compartir esta publicacion