Tus recursos son limitados ¿cómo los gestionas?

Cuando diseñas tu Estrategia Personal no sólo tienes que tener un objetivo, diseñar un plan, definir una propuesta de valor, darte a conocer o mantenerte motivado. Además de todo eso, debes ser muy cuidadoso con lo que yo denomino Provisiones (ya sabes, por eso de ponerle una P a todo) o lo que es lo mismo, debes aprender a gestionar tus recursos limitados.

Aunque esto es aplicable a cualquier profesional con mentalidad YO S.L. esto es especialmente crítico si decides ir por libre y trabajar por tu cuenta porque, por ejemplo,

  • Un problema de salud puede impedirte generar ingresos.
  • La irregularidad a la hora de conseguir proyectos te obliga a gestionar tus finanzas de un modo distinto a quienes tienen una nómina ¿asegurada?
  • Si trabajas en casa debes manejar una infraestructura que se da por sentada si vas cada día a ocupar tu cubículo/despacho en una empresa.
  • O debes manejar muy cuidadosamente el tiempo porque tienes que hacerlo todo.

Salud

Pensaba en todo esto hace unos días porque creo que desde que voy de “agente libre” creo que no he dormido una sola noche de un tirón ni he tenido una desconexión total en vacaciones. Y por lo que me cuentan algunos colegas en situaciones parecidas, es algo bastante habitual. Creo que nunca te quitas de la cabeza que siempre estás en modo “cazador” y eso te impide relajarte del todo. Pero si el “medio de producción” eres tú mismo, entonces debes cuidarte, realizar las revisiones (mantenimiento) oportunas o paradas correspondientes.

Pero como te digo, esto no aplica sólo a los emprendedores o autónomos. Un profesional parado en transición (momentáneamente sin clientes) no puede dejarse llevar y tumbarse en el sofá y pasarse el día engullendo comida basura.

Quizás este es el recurso más sensible de todos porque, si falla, tu “negocio” se cae. Salvo que hayas previsto un sistema que te permita generar ingresos aunque no estés activo o al 100%.

Por otra parte, desde el punto de vista de la Marca Personal, el impacto que genera una persona saludable es mucho más positivo que el que puede transmitir otra persona cansada o con aspecto de necesitar un chute de vitaminas.

Tiempo

El tiempo es quizás el recurso al que se suele recurrir como excusa para no hacer cosas. Es cierto que, a diferencia del dinero, cada minuto que pasa es un minuto irrecuperable. Pero creo que si te planificas bien, reduces “gasto” innecesario o directamente no tiras por la borda este recurso dedicándote a actividades que no te aportan nada, deja de ser un problema.

Por experiencia te puedo decir que es bueno pensar a largo plazo. De este modo, si eres un poco ansioso o impaciente como yo, podrás hacer las cosas con más calma que curiosamente es la mejor forma de conseguir que los grandes proyectos salgan adelante.

Aquí es fundamental ser asertivo y aplicarte eso que tantas veces decimos algunos de saber decir que NO. Al principio cuesta, pero poco a poco le vas cogiendo el gustillo y, sobre todo, verás que compensa con creces eso de “más vale una vez colorado que ciento amarillo”.

Dinero

Lo quieras o no, el dinero es fundamental. No sé si da la felicidad, pero te aseguro que cuando no lo tienes, estás muy jodido y va a afectar a otros recursos. Si no tienes dinero, va a alterar tu salud debido al estrés, ansiedad, agotamiento por jornadas interminables,… Va a influir negativamente en tu tiempo porque te va a obligar a realizar actividades que puede que te estén robando las horas o días que necesitas para conseguir tu objetivo principal.

El recurso dinero va a alterar tus relaciones personales de un modo que, si no lo has vivido, no lo puedes entender. Cuando sabes que 1000 Euros no es un viaje con la familia sino un mes más de vida de tu proyecto. Cuando tienes que elegir entre un ordenador nuevo o un capricho para tu familia que te soporta porque el cacharro que has utilizado durante 7 años (y todavía tiene Windows XP) ya no da para más, tienes que tener muy claro lo que estás haciendo si no quieres tirar la toalla.

Infraestructura

La infraestructura es el conjunto de recursos técnicos que necesitas para trabajar. Movil, Ordenador, Transporte, Software,… Puede ser tentador reducir costes en este tipo de “provisiones” pero, a la larga, te hace mucho más ineficiente y poco productivo. Así que, te recomiendo que no escatimes en lo que sería tu “centro de producción” porque lo que puede parecer un ahorro ahora, es un coste después.

Relaciones

Si eres de esos o esas valientes que han decidido pasar de recolectores a cazadores quizás te pase como a mi y en tu escala de prioridades personales tu seas el/la último de la lista. Porque lo principal es mantener como sea las relaciones con aquellos que te soportan, apoyan, sufren y te cuidan aunque no comprendan eso que sólo entiendes tú.

Porque, al final, es ese círculo o tribu al que muchas veces no haces ni caso porque vas a lo tuyo, el que está contigo cuando todo parece que falla. Puede que la salud se resienta, que no entre un Euro durante semanas, que no tengas todos los cacharros que necesitas para hacerlo todo como deseas. Pero siempre, siempre, vas a tener a esa gente a tu lado. Y no me preguntes como, pero son ellos, corrijo, más bien suelen ser ELLAS las que le dan la vuelta a la situación. Si tienes que invertir en un recurso, no lo dudes.

Conclusión

Si queremos diseñar una Estrategia Personal eficaz siempre, siempre, debemos saber con qué recursos contamos, de cuales podemos prescindir y cómo podemos conseguir los que nos faltan.

Sin recursos eres esclavo, te paralizas. Si no tienes pasta, tiempo, infraestructura, buenas relaciones o salud vas a tener que empezar a “venderte” para conseguir lo que te falta. Tener recursos te hace libre. Y una buena Marca Personal te facilita el acceso a esos recursos. Ergo, una Marca Personal te hace libre.

Por último, la buena noticia es que los recursos son, hasta cierto punto, intercambiables. Por ejemplo, si tienes tiempo pero no tienes dinero, puedes realizar “trabajos alimenticios” que te permitan coger algo de “grasa” financiera. Si tienes dinero pero no tienes tiempo, puedes contratar parte de tu trabajo. Si tienes buenas relaciones con tu familia será más fácil sobrevivir a las etapas (sobre todo las iniciales) en las que el dinero escasea. Y así con todo.

Pero no te lleves una idea equivocada después de leer todo esto. Te aseguro que no cambiaría ni un solo segundo de mis últimos catorce años. Y volvería a hacerlo sin dudarlo.

Y aquí lo dejo. Que se me acaba el tiempo ;)

Compartir esta publicacion