Si todo lo que tienes es un Currículo, tienes un problema

Con los escándalos o escandalitos que estamos viendo alrededor de los currículos de nuestros políticos surge de nuevo el debate sobre la diferencia entre contar y demostrar lo que somos capaces de hacer.

Parece que los políticos necesitan especialmente hinchar sus currículos porque en muchos casos no tienen nada para demostrar su valía porque se han pasado la vida sin trabajar en una empresa y todavía menos sin crearla.

El currículo está pensado como lista de “ingredientes” de nuestra oferta profesional. No es muy diferente a las etiquetas con la composición de un yogur o una bolsa de patatas. Es algo que lees, que debes creerte y que, en la mayoría de las ocasiones no tienen ningún significado.

El CV tuvo su utilidad en los tiempos en los que la formación era mucho más reglada y estructurada. Hoy hay muchas formas de obtener un título y, todavía más importante, los trabajos y las formas de realizarlos se han multiplicado. Así que ya no basta con poner una línea en un documento sino que se necesitaría más espacio para explicarlo y demostrarlo.

El CV va a seguir siendo útil, por supuesto, pero especialmente para trabajos que pueden sistematizarse, mecanizarse, encajarse en una “descripción de un puesto” estandar o dividirse en etapas bien definidas, es decir, para puestos que más pronto que tarde podrán realizar las máquinas.

Cuando pienso en los políticos me acuerdo de la escena inicial de Juegos de Guerra en la que los militares que debían dar al botón nuclear, eran sustituidos por un sistema informático. Es verdad que la tesis de la película iba en contra de esa idea, pero en el caso de los políticos, creo que no sería así.

Sin embargo, para los profesionales que pretendan aportar más valor, el CV no sólo no va a ser de ninguna utilidad sino que se ha convertido en un problema. ¿Como puedes demostrar en un panfleto de dos hojas tu creatividad o tu capacidad negociadora o tu sentido del humor o…?





Así que, ¿qué es lo que hacen quienes deben seleccionar profesionales extrayendo un puñado de entre decenas, centenares o miles de Currículos? Pues empezar descartando por criterios “estéticos”… en el mejor de los casos.

Por lo tanto, el CV es una herramienta de Marketing Personal bastante pésima para “vender” nuestro trabajo. Es como si IKEA, Apple o BMW se dedicasen a pegar anuncios por las farolas. Seguramente no los vería casi nadie y además generarían muy poca confianza.

¿Qué podemos hacer para reducir la brecha entre aquellos que nos necesitan y nosotros? Pues facilitar las decisiones o, algo mejor, forzar las decisiones de quienes están dispuestos a pagar a alguien como nosotros. Me explico.

El CV está pensado para encajar en puestos diseñados por una organización. Por eso hay que estar pendientes de que surjan esas oportunidades en forma de anuncio en páginas salmón o en Infojobs.

Sin embargo, si haces visibles tus cualidades y tu valor de forma constante y consistente utilizando otras plataformas y canales, entonces no sólo aumentan las opciones de que te escojan aquellos que necesitan cubrir un puesto sino que puedes crear la necesidad de aquellos que ni siquiera habían pensado que necesitasen a alguien como tu. El CV está pensado para ocupar puestos. Otras formas de Marketing Personal consiguen convertirte en alguien atractivo/a incluso antes de que piensen que te necesitan.

¿No se te ha ocurrido llamar la atención de la empresa en la que quieres trabajar hablando de ella en tu blog? Ahí lo dejo.

Canales de Marketing Personal como la gestión de tu red de contactos, la participación en charlas o mesas redondas y, por supuesto, un blog como este consiguen reducir enormemente la incertidumbre, especialmente si llevas haciéndolo durante mucho tiempo. Porque ya no te limitas a contar o a enumerar cosas sino que estás demostrando lo que puedes llegar a hacer.

Un vídeo, un consejo sobre tu especialidad en una conversación con otros profesionales o incluso describir una lista de cagadas que has cometido en tu trayectoria profesional dicen más de tus cualidades que el mejor Currículo del mundo.

El CV se convierte en un problema para los más jóvenes o quienes nunca han trabajado porque poco pueden poner. También es pésimo para quienes llevan muchos años trabajando pero quieren destacar alguna faceta que dominen o que les guste más. Sin embargo, cualquiera puede aportar ideas o soluciones en algún sitio visible (físico o virtual) sobre aquello que le gusta y/o que conoce.

Por otra parte, si lanzas tus contenidos a todo el mundo y no a una dirección de correo postal o electrónico, estás ayudando a la suerte porque estás sembrando tu entorno real o virtual de pequeñas semillas que nunca sabes donde pueden brotar. Te lo digo por experiencia.

¿Y qué me dices de las recomendaciones? Aquello de buscar a alguien que hable bien de tu trabajo. ¿Y si nunca has trabajado? ¿Y si has acabado mal con tu empleador anterior? ¿Y si no te gusta pedir favores?

La persona que mejor puede vender tu trabajo, aparte de tu madre o tu abuela, eres tu mismo/a. O algo mejor, tu trabajo debe venderse por sí mismo. Por eso debes hablar de ello en cualquier sitio en el que alguien esté dispuesto a escucharte o leerte. Pero eso, además, va a proporcionarte recomendaciones en forma de RTs, enlaces o comentarios de otras personas en sus plataformas virtuales o cuando te citen en sus charlas o en conversaciones informales.

La pregunta es ¿Quieres seguir siendo un profesional “de CV”? o ¿Quieres que se te valore como realmente mereces?

NOTAS:

Los días 25 y 26 de abril se celebra un evento genial para la empleabilidad en Utrera. Habrá gente tan chula como Silvia SaucedoDavid Barreda CarrilloNilton Navarro, Rosa Rodríguez del Tronco y yo mismo y Pedro Joaquin Fernández. Todo esto organizado por Fco Javier Mata Márquez

El día 9 de Mayo estaré en Huelva en un evento espectacular creado por David Barreda y patrocinado por la Fundación Cajasol en el que hablaremos de Marca Personal, Empleo, Oportunidades Profesionales y Emprendimiento un grupo de gente genial y, además, buenos amigos como Eva Collado DuránElena ArnaizGuillem RecolonsAdela de MoraDavid Barreda y yo mismo. No te lo puedes perder. Puedes informarte aquí.

 

Compartir esta publicacion