Andrés Pérez Ortega/ octubre 4, 2019/ Propiedades/ 1 comentarios

“Identifica tus fortalezas”, “Dime en qué eres bueno/a”, “¿Por qué te suelen felicitar?” Estas son frases típicas que surgen cuando se trata de saber en qué destaca una persona.

Sin embargo, y a pesar de lo cansinas que pueden llegar a ser esas cuestiones, la mayoría de la gente se queda en blanco cuando las planteas.

Yo he metido ese paquete de cualidades en el módulo Propiedades de mi Mosaico o Panel.

Cuando lo explico, suelo decir que es algo así como nuestro almacén de Materias Primas con los que vamos a crear una Oferta Personal o Profesional con la que vamos a alcanzar Objetivos.

Se trata de todo aquello que te ha ido enriqueciendo como persona y que puedes transformar en algo útil para otros.

Me gusta enfocarlo así porque, frente a una visión limitada a los títulos o a unos estudios que podemos poner en un Currículo, nos permite ver que somos mucho más que todo eso. Que todos tenemos algo o, mejor aún, una combinación de “algos” que nos diferencian del resto y que podemos utilizar.

Lo que te han enseñado

Quizás el elemento más sencillo y obvio de las Propiedades son los Conocimientos.

Es todo aquello que hemos aprendido en cursos, libros, enseñanzas de otros. Son los diplomas o las formaciones más o menos formales que adquirimos a lo largo de nuestra vida.

Es lo que solemos destacar en los Currículos y en LinkedIn.

El problema de los Conocimientos es que se han convertido en condición necesaria pero insuficiente. Hay tanta facilidad para adquirirlos que se han convertido en una “commodity” y además, con Internet, están al alcance de cualquiera y siempre actualizados (aunque nunca estés seguro de que son correctos)

  • ¿Qué conocimientos o aprendizajes formales has adquirido?

Lo que has experimentado

Salvo que te hayan encerrado en una habitación desde el día en que naciste, o incluso en ese caso, todos acumulamos experiencias de todo tipo. Te pasan cosas buenas y malas, divertidas y patéticas, sobre temas profesionales y personales. Lo importante son las lecciones que sacas de todo ello.

Todo lo que nos pasa es útil, incluso las cosas más insignificantes. Por ejemplo, hace un momento, antes de ponerme a escribir este post, se me ha caído medio bote de Nescafé al prepararme el desayuno, como cada día, por apoyarlo en un sitio inestable. Mañana no me volverá a ocurrir y lo tendré en cuenta cuando tenga que tomar una decisión en la que me falte información y me refuerza la idea de que siempre hay que estar alerta.

  • ¿Qué experiencias, de todo tipo, has acumulado?
  • ¿Cómo las puedes utilizar?

Lo que has desarrollado

Hay ciertas cosas que sabes hacer bien porque llevas mucho tiempo practicándolas.

Quizás empezaste por obligación o quizás porque te apetecía, pero el caso es que, hoy, eres un/a “crack” realizando alguna actividad o tarea. Son las habilidades.

Las habilidades requieren esfuerzo. Seguramente conoces aquello de practicar 10.000 horas de forma más o menos continuada para dominar una habilidad.

Creo que todos deberíamos incluir nuestro plan de I+D en nuestra Estrategia Personal que nos permita ir añadiendo destrezas nuevas que podamos utilizar. De ese modo nuestro “almacén” de cualidades se enriquecerá con nuevos “materiales” que nos permitirán construir algo valioso y diferente al combinarlo con las otras cualidades.

  • ¿Qué habilidades tienes?
  • ¿Cuales vas a incorporar en los próximos meses?

Lo que haces rutinariamente bien

Hay ciertos comportamientos repetidos y hasta rutinarios que te facilitan mucho la vida y que también forman parte de tus cualidades, me refiero a los hábitos.

Si sigues unas pautas, un sistema o has conseguido optimizar la forma de hacer algo, eso te hace más productivo, fiable y eficiente.

Escribir, vender, enseñar, decidir,… Si has conseguido incorporar a tu vida o a tu trabajo una forma de hacer loquesea, poco a poco vas a ir depurándolo y mejorándolo y eso aumenta tu valor.

  • ¿Qué rutinas, métodos o sistemas dominas por repetición (¿aburrimiento?)

Lo que te hace talentoso

Talento, si ya sé que el concepto de talento se ha generalizado en R2H2. Incluso amigos como Arancha, Juan o Juan Carlos, llevan años trabajando muy bien en ello, pero lo cierto es que nunca he tenido demasiado claro qué es o en qué se diferencia de alguno de los elementos anteriores o una combinación de ellos.

Así que, aunque lo incluyo dentro de este módulo, lo sigo manteniendo con una interrogante muy gorda. Seguiré tratando de entenderlo ;)

  • ¿Cuál es tu Talento (sea eso lo que sea)?

Y ahora, júntalo todo

Una vez que has hecho inventario pregúntate,

  • ¿Cómo puedo combinar lo anterior para crear algo valioso?
  • ¿Qué mezclas, por absurdas que parezcan, puedo realizar?
Compartir esta entrada

1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo. A veces no somos conscientes de nuestras habilidades y logros. Creo que la mayoría hemos sido educados para no manifestarlas, porque estaba mal visto o se consideraba de “mala educación “

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.