Productividad, más con menos

Pincha aquí si quieres más información sobre mis cursos

Cuando se trata de diseñar una Estrategia Personal, las dificultades iniciales suelen ser de dos tipos. Las barreras internas y las externas.

Los problemas internos están relacionados con las creencias, los miedos, la autoestima, la pereza,… en fin, todos esos aspectos que tienen que ver con lo que tenemos dentro de la cabecita. Ya sabes, lo ceropuntocero.

Pero también existen dificultades (o excusas) asociadas a elementos externos. El dinero, el tiempo, la infraestructura, las relaciones o, en general, todo lo que atañe a recursos limitados.

  • ¿Cómo voy a poder dedicar 3 o 4 horas a la semana a trabajar mis plataformas en Internet si apenas tengo tiempo para respirar?
  • ¿Cómo voy a comprar un micrófono para hacer podcast o pagar por un curso cuando no llego a fin de mes?
  • ¿Cómo voy a poder comunicarme con agilidad si mi teléfono es un NOKIA 3210?
  • ¿De qué me sirve tener tiempo y recursos materiales si no conozco a nadie?

Si no quieres que uno o varios de esos elementos te paralicen debes aprender a conseguirlos o a sacar todo el partido posible a aquello de lo que ya dispones. Y eso se llama, PRODUCTIVIDAD. Se trata de hacer más con menos. De exprimir lo que tenemos.

Una cosa por la otra

Uno de las cosas que descubres cuando vas a poner en marcha un proyecto es que no siempre carecemos de todos los recursos al mismo tiempo.

Es decir, que quizás no tengas ni un céntimo pero dispones de tiempo porque estás en una etapa de transición.

O puede que ganes una pasta indecente pero no te queda ni un minuto libre y puedes delegar/contratar algunas tareas.

O quizás no dispones de la tecnología necesaria para hacer algunas cosas pero conoces a gente que puede proporcionártela.

La clave está en saber que existen diferentes compartimentos entre los que puedes ir moviendo elementos.

Enfoque

Nunca me han gustado los cursos o los libros de gestión del tiempo. Cuando he asistido a alguno o he leído lo que proponían he acabado estresado y angustiado por todo lo que había que hacer. Tenía la sensación de que necesitaba un curso de gestión del tiempo para poder gestionar el tiempo.

La productividad tiene menos que ver con cómo voy a manejar lo que tengo que hacer que con qué cosas voy a dejar de hacer porque no me aportan lo que necesito para sacar adelante mis proyectos.

Gran parte de la literatura más reciente sobre Productividad Personal dedica más esfuerzo en cuestiones como la visión, los objetivos o los valores que a cuestiones técnicas. Y es lógico porque aquí se trata de tener claro lo que quieres conseguir, y cuando eso lo sabes, es mucho más sencillo descartar lo irrelevante.

Organización

Si hay algo que se me da bien es ordenar, organizar, coger un montón de cosas colocadas de forma aleatoria y crear algo manejable. Desde las carpetas del ordenador hasta los libros de mi estantería, desde las ideas hasta la comida en el frigorífico.

Me paso mucho tiempo, quizás demasiado, organizando las cosas y las ideas. Pero eso facilita mucho todo el trabajo posterior.

No me refiero a que te conviertas en un/a Marie Kondo sino simplemente que sepas donde pones las cosas.

Creo que hoy la clave no está en tener mucha información o muchos recursos, sino en saber manejarlos, y eso implica tener claro donde pones cada idea o cada objeto.

Tener un entorno ordenado, especialmente si trabajas por tu cuenta, hace mucho más eficaz el trabajo.

Di NO

Una consecuencia de las ideas anteriores es un tema recurrente cuando hablamos de sacar proyectos adelante. Me refiero a saber negarse cuando alguien te pide algo que va a reducir alguno de tus recursos escasos.

Aquí, de nuevo, se trata de aplicar el sentido común. Quizás, decir que si, te va a exigir un tiempo del que apenas dispones, pero a cambio puede que refuerces la relación con alguien que puede proporcionarte algún elemento de estructura (un local, una herramienta, un aprendizaje, otros contactos).

Pero si tienes claro que aceptar cualquier propuesta que te hagan va a ser más un gasto que una inversión, mejor descártalo. Ya sé que es difícil negarte, pero está claro que tiene poco sentido reducir tu productividad para aumentar la de los demás.

Establece plazos y tareas

Creo que las etapas más ineficientes de mi vida han sido aquellas en las que menos tenía que hacer. Sin embargo, los momentos de más presión, incluso los más agobiantes han sido los que me han generado mejores resultados.

Sé que para un profesional libre, eso de que nadie te diga lo que tienes que hacer suena fenomenal, pero puede ser un maldición si no adquieres la disciplina de establecer tus propias acciones… y cumplirlas.

Para saber más

NOTA:

Un año más, la tribu de la Marca Personal celebra su día, el Personal Branding Lab Day.

El próximo día 14 hemos organizado un maratón de 8 horas ininterrumpidas de Marca Personal en formato webinar online gratuito, participativo y directo a tu casa.

Lo mejor es que eches un vistazo a la web que hemos preparado para que veas quienes participamos y como puedes sacarle todo el partido.

Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.