Público, las fuerzas que influyen en tu Estrategia Personal

Cuando estudiaba en la carrera y nos proponían resolver algún problema de química, solía haber una coletilla que decía “en condiciones normales de presión y temperatura”. Lo que ocurre es que, en el mundo real, las condiciones normales no se suelen dar casi nunca.

El mundo no es un laboratorio aislado en el que no existan las interacciones que afecten al resultado final.

Cuando se habla de desarrollo profesional o personal, ocurre algo parecido. Los autores, especialmente los de autoayuda, no tienen en cuenta las influencias del entorno.

O algo todavía peor. Cuando se refieren a aquellas personas que pueden frenarte o desviarte de tu camino, su solución es siempre la misma, deshazte de ellas. Las llaman personas tóxicas, ladrones de energía y cosas parecidas. Porque ya sabemos que, para este tipo de autores, la culpa de que no consigas lo que quieres siempre es de otros, nunca tuya.

Lo cierto es que, en el diseño de una Estrategia Personal, debemos tener en cuenta estas influencias externas o tendremos pocas posibilidades de éxito.

Debemos saber quién es quien y como pueden influir en este viaje desde un punto A a otro B porque nunca existen condiciones normales de presión y temperatura en el mundo real.

Clientes y Consumidores

¿Para quién haces lo que haces? ¿De quién esperas recibir algún tipo de compensación o remuneración material o emocional por tu “oferta”? ¿Quién está dispuesto a pagarte con dinero o con un abrazo por tu esfuerzo?

Si no tienes claro en quién deseas producir un efecto, entonces es muy posible que estés perdiendo el tiempo. Si dedicas tu energía, tu trabajo y tu valor a quienes no están dispuestos a devolverte parte de ese esfuerzo, entonces es difícil que te muevas de ese punto A

Jefes, compañeros, pareja, familia, amigos,… todos ellos son “clientes”, si me permites la metáfora. Son personas por las que haces lo que haces y que, a cambio, deberían facilitarte la consecución de tus objetivos.

Competidores

Desde el punto de vista de la Estrategia Personal, tu competencia no son sólo aquellos que están en tu mismo sector sino cualquier persona, herramienta o empresa que lucha por los mismos recursos que tú.

Por ejemplo, la competencia de mi Quiosquero no es otro quiosco de prensa sino Internet.

Desde un punto de vista más personal, tu competencia a la hora de gestionar tus recursos no son sólo otros que hacen lo mismo que tú sino quienes “roban” tu tiempo y otro tipo de recursos. A veces, la familia y amigos son algunos de los competidores más duros.

La competencia siempre existe. Lo importante es que la tengas localizada y sepas gestionarla, incluso establecer alianzas con ella.

Aliados

Los aliados, apoyos y ayuda son aquellos que en ese viaje entre A y B van a empujarte hacia el objetivo sin desviarte demasiado de tu camino.

Mentores, personas cuya experiencia en lo que estás haciendo puede ayudarte a prever y superar las dificultades del camino.

Personas cercanas, amigos, parientes,… lo curioso de la familia y amigos es que son ambivalentes como personas influyentes en tu Estrategia Personal.

Por su cercanía y confianza contigo pueden (y suelen) estar a tu lado en momentos complicados, pero también suelen opinar de cuestiones que desconocen y darte consejos basados en sus creencias. Sin embargo, les faltan datos, desconocen tus auténticas motivaciones, prioridades, objetivos más o menos ocultos que, a veces, ni tu mismo/a los tienes claros.

Prescriptores y Seguidores

En tu ecosistema personal o profesional hay personas que no te van a “comprar” nada o que no van a apoyarte tanto como los aliados más cercanos.

Sin embargo, pueden llegar a ser muy importantes para acelerar los resultados de tu Estrategia Personal.

Estas personas pueden hablar bien de ti a gente que está fuera de tu alcance. Y, como te he contado aquí en otras ocasiones, las referencias, una buena recomendación por parte de alguien de confianza no tienen precio.

Un retuit, un enlace a un post como este, un comentario en un evento de Networking o cualquier otra situación en la que alguien explique tus bondades y cualidades a la persona adecuada, te puede cambiar la vida. Y eso también es una forma de pago.

Proveedores

El Mercado está incluido en el Módulo de Público.

Hay algo que se me resiste por mi tendencia a hacerlo todo y no delegar. Sin embargo, en una Estrategia Personal, también debemos plantearnos la posibilidad de recurrir a personas que hagan aquello que, o no sabemos hacer o nos quite demasiado tiempo.

Eso se puede aplicar a alguien que quiere montar su web, gestionar sus finanzas, perder peso o cambiar la forma de pensar, por ponerte algunos ejemplos.

Si, te estoy hablando de subcontratar, de delegar, de pagar a alguien para que elimine barreras que nosotros no somos capaces de superar.

Como ves, estos son algunos de los “stakeholders” que afectan a tu proyecto personal o profesional, pero hay muchos más. Lo importante, como te digo, es que los tengas en cuenta cuando diseñes tu Estrategia Personal, que aproveches el empuje de los que te apoyan y te compran, que reduzcas el efecto negativo de los que te frenan o retrasan y que gestiones la influencia de los que tratan de desviarte de tu senda.


Compartir esta publicacion