Propiedades, empieza por lo que sabes hacer, no por lo que te apasiona

Creo que existe un desfase entre la realidad y los deseos en nuestra sociedad en general y en el mundo laboral en particular.

Me refiero a que seguimos recibiendo y asumiendo mensajes de décadas pasadas y más boyantes cuando la realidad es muy distinta.

Tengo 53 años y una parte importante de mi vida transcurrió en los felices 70 y 80. A partir de los 90 la cosa empezó a joderse y mucho. Pero hasta entonces nos decían que éramos la generación mejor preparada, bla, bla, bla,… los gurús de autoayuda hicieron su agosto vendiéndonos su mercancía sobre la Pasión, Haz lo que “quieras” no lo que “tengas” que hacer, tú no eres responsable, la culpa siempre es de otros , los tóxicos, los vampiros emocionales y toda esa basura.

El problema es que mientras el mundo profesional ha cambiado a peor y la cosa está cada día más complicada, la cantinela positivista ochentera sigue entre nosotros. Los jóvenes no encuentran un empleo con un salario digno mientras que los mayores de 50 están fuera de mercado. Hoy un mileurista es alguien afortunado. Pero estamos saturados de mensajes mrwonderfulescos que nos hablan de perseguir tus sueños y dedicarte a lo que te apasiona.

Pues creo que ya basta. El primer paso para solucionar un problema es reconocer que existe. Y ya va siendo hora de que aceptemos que, sí que la vida es muy larga (o no) y que debemos perseguir lo que deseamos, pero antes hay que acumular “grasa” para poder seguir avanzando.

Lo de la Pasión está muy bien, pero sigue esa línea autoayudista de considerarte el ombligo del mundo, de pensar que todo gira alrededor tuyo. Si quieres salir adelante, deberás asumir que si te escogen es porque ofreces algo que otros quieren o desean, no por lo que quieres tú. Así que cambia el foco y empieza a pensar en lo que puedes ofrecer.

De hecho, cuando pregunto a mis alumnos sobre aquello a lo que se quieren dedicar, muy, muy pocas veces hablan del beneficio que van a generar sino de lo que les gusta, les interesa o quieren ellos. Cuando explican su trabajo se centran en su OBJETIVO (qué quiero), no en su MISIÓN (qué van a hacer, con qué, para qué y para quién).

Perdona si estoy siendo muy bestia, pero creo que tenemos que aceptar que si queremos progresar como profesionales debemos pensar como empresas que ofrecemos algo útil. ¿Te imaginas que Coca Cola, McDonalds o El Corte Inglés basasen su publicidad en lo que “quieren” o en lo que les “apasiona” a sus directivos? Entonces, ¿por qué esperas que contigo la cosa sea distinta?


Así que, si, identifica tu pasión, persigue tus sueños, pero eso te lo guardas para ti o para los más íntimos y muestra lo que puedes hacer para que otros consigan lo que desean o necesitan.

Identifica lo que puedes ofrecer

La buena noticia es que todos tenemos en nuestro almacén personal un montón de “piezas” con las que podemos construir algo útil y valorado por otros.

Lo mejor es que, si te va bien haciendo cosas que, en principio, no te apasionan, cada día tendrás más posibilidades de ir haciendo aquellas que te atraen. Pero empezar al revés no suele llevar más que a la desesperación.

Cuando hablamos de diferenciarnos, una de las mejores formas de conseguirlo es creando una combinación única de experiencias, conocimientos, habilidades,… Es imposible que haya dos personas en este mundo con la misma combinación de elementos.

Si te gustaba jugar al TENTE, al LEGO o al Meccano, lo que te propongo es que hagas algo parecido con tus cualidades. Y, a partir de ahí, mejora y amplía. Incluso es posible que llegue a apasionarte.

Empieza por las cualidades y ya llegará la pasión

Si hay algo que he descubierto estos años es que, con el tiempo y la práctica, es muy posible que llegues a amar lo que empezaste haciendo por obligación.

Creo que muchas veces decimos que algo no nos gusta nada simplemente porque no lo conocemos, porque no hemos profundizado lo suficiente o porque, como es mi caso, tiendo a ver la parte menos agradable de las cosas.

Pero en este mundo todo tiene un aspecto positivo y otro negativo. Un mismo trabajo puede tener facetas geniales y otras odiosas. Pero si te centras en las primeras y, poco a poco, lo vas dominando, por experiencia te digo que, quizás no llegue a apasionarte, pero si que puedes llegar a disfrutarlo. Así que, antes de tirar la toalla, aprende, experimenta, practica todo lo que puedas sobre eso que te puede generar ingresos.

No es cierto que no puedas hacer bien algo que no amas

Creo que una de las excusas más absurdas de estos tiempos para no hacer lo que TENEMOS que hacer es que si no te gusta algo, es mejor que no lo hagas. Y así nos quedamos tranquilos.

Pues no es así. Creo que muchos artistas y genios han sufrido con su trabajo. Por otra parte, si te pregunto ¿Qué te apasiona? es muy probable que no tengas una respuesta clara. Así que, ¿tiene sentido basar nuestra Estrategia Personal en algo que ni conocemos ni está claro que nos vaya a dar de comer?

Claro que puedes hacer muy bien algo que no te entusiasma. Especialmente si consideras que lo que consigas con eso te va a acercar a aquello que realmente te atrae,… mientras lo descubres.

NOTA

Este es uno de los programas de Estrategia Personal que imparto a diferentes grupos de profesionales.

Si quieres más información para tu Centro de Formación, Universidad o Escuela de negocios, ponte en contacto conmigo y hablamos.

Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.