Libros, si no publicas es porque no quieres

Ayer fue el Día del Libro, supongo que el más triste de la historia. Especialmente en aquellos sitios en los que esa jornada se celebra como una fiesta.

Siempre he sido un amante de los libros, he leído mucho y he comprado más. Tengo más libros de los que podría leer en toda mi vida.

Sin embargo, nunca pensé en escribir uno… hasta que no me dejaron otra opción.

Si quieres publicar, demuestra que puedes vender

He tenido la suerte de no tener que llevar mis libros a las editoriales porque han sido estas las que me han ofrecido la posibilidad de publicar. La razón es sencilla, incluso podría parecer injusta. Me explico.

Una editorial es una empresa que, entre otras cosas, pretende ganar dinero. Así que, aunque los editores con los que he trabajado y trabajo son tan amantes de los libros como yo, también están buscando rentabilidad. Y eso se consigue vendiendo muchos libros.

Así que, si consigues hacerte un nombre en el mundo real y/o en el virtual y unos cuantos seguidores, tendrás más papeletas para poder publicar. Por eso, como insiste mi editor Roger Domingo, es el autor el que debe hacer el mayor esfuerzo por promocionar sus libros, incluso antes de empezar a escribirlos. De hecho, esa es la razón por la que escribí Te van a oír.

Así que, si quieres publicar, empieza desde hoy a hacerte un hueco como esa persona de la que estarías deseando leer algo.

Escribir es un trabajo duro

Hay personas que disfrutan escribiendo y a las que les sale con facilidad. Para otras, como yo, requiere un esfuerzo importante.


El problema no es la complejidad técnica o estar dotado de un talento especial, sino cuestiones más personales. Miedo, pereza, perfeccionismo, falta de autoestima,… Pero, como he dicho muchas veces, la mejor forma de empezar a hacer algo que te supone un problema es, haciendo.

Una vez superada la barrera de potencial inicial, todo fluye mucho más. Así que, la clave está en ponerse, en poner la disciplina por encima de la actitud, en establecer rutinas y en dividir un objetivo gordo como es escribir ese libro en etapas manejables como podría ser escribir dos mil palabras diarias o un capítulo por semana.

Escribir un libro es una estupenda forma de aprender

Incluso en los libros en los que hablaba de cosas que ya conocía, al tener que escribir algo supuestamente valioso e interesante, te vas a obligar a aprender cosas nuevas. No sólo sobre la materia sobre la que escribes sino sobre cuestiones que rodean a la escritura.

Manejo de herramientas para archivar la documentación que vas acumulando, técnicas para crear la estructura, algo tan simple como descubrir utilidades ocultas en el Word para ser más productivo, formas de simplificar las frases, formas de superar la ansiedad y la depresión al ver que el libro no avanza o lo que has escrito te parece una mierda,… Escribir un libro enriquece y te hace mejor.

Publicar un libro (hoy) es sencillo

Como te decía, he tenido la suerte de que me pusiesen muy fácil la publicación de mis libros y espero seguir publicando con editoriales como Planeta.

Sin embargo, no tener una editorial grande que te dé la oportunidad no debería ser excusa para que no intentes dar a conocer tus ideas o historias en formato libro.

En este momento hay muchas opciones que van desde la publicación tradicional hasta la autopublicación más pura, pasando por alternativas mixtas.

Creo que el futuro para aquellos que queremos seguir publicando es combinar opciones.

Publicar un libro lleva tiempo, escribirlo supone unos meses, pero hasta que llega al mercado pueden pasar otros cuantos. Además, las editoriales tienen sus propios calendarios y, quizás, si hoy te ofrecen publicar un libro, lo más probable es que no vea la luz hasta dentro de un año o más.

Por eso soy muy partidario de utilizar la opción de autopublicación tanto si eres un autor “de editorial” como si no has publicado nunca. Quizás seas capaz de escribir varios libros al año o puede que escribas sobre una materia que cambia muy rápidamente. En ese caso, podrías y deberías, al menos, experimentar con la autopublicación.

Hace poco te decía que, ante la insistencia de mi amigo Jordi Collell para que experimentase con la publicación en Amazon, me decidí a probarlo y, si, tuve que darle la razón porque no era fácil, era facilísimo y rápido. Así que publiqué dos manuales de temas que llevo tiempo trabajando, Etiqueta de Negocios y Networking Profesional.

Pero como te comentaba, de todo se aprende. Y, aunque es sencillísimo subir tus obras a una plataforma como Amazon, hay cosas que se te escapan y para las que, un poco de ayuda, cambia muchísimo las cosas.

Así que, aunque soy un poco obseso del “hágalo usted mismo”, pedí ayuda a Luís Alberto Santos, que además de amigo, es autor y, mira por donde, se ha especializado en la publicación en Amazon a través de Lidera Editorial. Y es alucinante lo que pueden hacer.

Y es ahí donde ves la diferencia entre lo que tu has hecho por ti mismo con resultados aceptables, por ser generoso, y lo que hace un profesional que te lo lleva a otro nivel. Cuando te lo dejan listo para vender tanto en formato digital como en papel, es cuando puedes centrarte en lo que sabes hacer.

Precisamente le comentaba a Luis Alberto, que una de las cosas que más paralizan a la hora de escribir es no saber si vas a poder publicar o, si lo haces, si será muy complicado, pero cuando te quitan esa excusa/barrera, incluso a mi, me motiva para seguir publicando con regularidad.

Si puedes, aprovecha estos días, al menos, para poner los cimientos de tu libro. No te cortes, si crees que tienes algo que decir, publica. Ah, y echa un vistazo a Lidera Editorial porque te va a animar a dar ese salto que llevas tiempo esperando.

Compartir esta publicacion

  1. Hola Andrés, me parece muy interesante y cierto la información que aportas, por eso me he decidido a dejarte un comentario confirmando todo lo que indicas. Precisamente, estoy aprovechando la cuarentena para cimentar mi segundo libro de autopublicación, en este caso una guía sobre cicloturismo y el camino de santiago. Aunque no me considero escritor para nada, soy informático y respeto la especialidad de cada oficio, pero al margen de ser lo que seamos, no está de más aprender un poco de todo lo demás, de ahí la genial idea de la autopublicación. Con mi primer libro, y ahora de nuevo, he aprendido muchísimo más de lo que creí, porque escribir un libro y publicarlo en una plataforma, no es escribir y subir…. conlleva todo un proceso de macerar las ideas, estructurarlas, corregir, editar, rectificar, reorganizar, releer unas cuantas veces… etc, etc, un laborioso pero apasionante mundo que, si como yo, vienes de otro oficio, te hacer respetar mucho más los oficios ajenos. Cada labor lleva su proceso y no te acostarás sin aprender una cosa más. Un saludo!!

  2. Holaa!

    Me ha encantado el artículo Andrés. La verdad que tengo estructurada ya la idea de mi libro, pero algo me frenaba y es justamente lo que cuentas aquí. Ahora me has dado el impulso que me faltaba!!

    Así que…me lanzo a la piscina de este maravilloso mundo!! ;-)

    Un abrazo grande!

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.