Comunicación, lo que dices y como lo dices

En mi modelo de Estrategia Personal, una de las Ps de las que he hablado menos, pero es muy importante, es lo que denomino PROPAGACIÓN.

Si me sigues y más o menos tienes claro que como profesionales en particular y como personas en general, debemos gestionar diferentes palancas para poder desarrollarnos, tendrás claro que, además de tener un propósito, valores, cualidades, “producto” o visibilidad (real o virtual), también debemos comunicar todo eso de la mejor forma posible.

Lo que dices y como lo dices

He conocido a personas que pueden tener un mensaje potente y valioso que queda devaluado por la forma en que lo transmiten. Puede ser por su forma de hablar (Verbal), por su postura corporal (No Verbal), por su tipo de escritura (Escrita) o por la forma de narrar historias (Storytelling).

También he conocido a otros que son capaces de hacer magia con sus palabras y sus gestos aunque el contenido no sea especialmente novedoso o valioso.

Mi amigo Andy Stalman es de esos que no sólo tiene algo interesante que contar sino que de encandila con su forma de expresarse (argentinos, os odio por vuestra maravillosa forma de comunicar 😂)

Esto se aplica en todos los canales

En este mismo post, la forma de contar lo que quiero expresar puede afectar al interés que genera. Quizás un texto interesante y útil, pero lleno de faltas de ortografía o con frases interminables (yo suelo pecar de eso) pueden debilitar su impacto o su credibilidad.

Quizás alguien con una presentación impactante y con un contenido genial pierda mucha fuerza si, a la hora de comunicarlo en una ponencia, se queda en una esquina, apenas modula la voz (para superar eso, echad un vistazo al proyecto Excelencia de la Palabra de mi amigo Pedro Mari Sanchez) o está encogido de hombros todo el rato.

O puede que seas incapaz de contar una historia que ejemplifique lo que quieres contar en un evento de Networking o una reunión profesional o de amigos. ¿No conocéis gente a la que escucháis embobados porque son la leche contando la cosa más trivial? Y también al contrario. Hay personas de las que huyes cuando ves que van a empezar a contarte incluso la cosa más simple.


Tarde o temprano vas a tener que comunicar

A todo esto me refiero cuando hablo de Propagación. Porque tarde o temprano te vas a tener que poner delante de una audiencia, real o virtual, y contarle lo que pasa por tu cabeza.

De poco sirven todos los títulos del mundo si, a la hora de la verdad, tu comunicación no transmite tus ganas de comerte el mundo.

Es bastante ridículo llenar tus Redes Sociales de mensajes positivos, si al dar la cara, parece que estás siempre enfadado/a. Y, al revés, puedes contar las cosas más terribles, pero si te expresas adecuadamente pueden “entrar” mejor.

Queda penoso seguir a alguien en Twitter y ver que es incapaz de poner una coma en un tuit, comete errores que hacen sangrar los ojos o no se entiende nada de lo que dice.

Queda, cuanto menos extraño, que me hables de lo importante que son las relaciones para ti, si eres incapaz de mantener una conversación estimulante, desengrasante o, incluso, frívola en una situación cotidiana.

Es complicado poner en marcha un proyecto comercial si no tienes un mínimo dominio del arte de preguntar y, por supuesto, escuchar.

En un mundo saturado de imágenes, una palabra adecuada es imparable

Así que, si, está muy bien subir foticos al Instagram pero también hay que aprender a darle sentido a esas imágenes. Porque un buen texto puede valer más que mil imágenes.

Lee, escribe, habla, conversa, pregunta, narra, mucho, YA

Y esto ¿como se aprende? Pues como todo, hijo, como todo. Practicando. Lo fundamental ya lo tienes.

Por ejemplo, a mi hay cosas que se me dan mejor y otras para las que no he nacido. Como introvertido nunca me había preocupado por el arte de la conversación, pero resulta que tiene su técnica y se puede aprender. Ojo, esto no significa que haya que interpretar un personaje, sino que como cualquier otro hábito, si lo practicas lo suficiente acaba formando parte de ti.

¿Y como aprendo a escribir? Pues leyendo y escribiendo. Así de fácil… o de difícil. Evidentemente lo primero que escribas será una mierda, pero poco a poco irás cogiéndole el tranquillo.

Lo de la comunicación No Verbal, los gestos, las posturas, también tiene su técnica. Creo que la clave está en observar mucho (especialmente a los buenos) y que te observen a ti y te den su opinión. Echa un vistazo a algunas de las mejores charlas TED y observa como se mueven, qué postura tienen, donde se sitúan, qué gestos hacen,… Luego, escoge aquello que mejor se ajusta a tu Marca Personal. Y no olvides que cambiar tu postura puede influir en tu actitud y comportamiento como explica Amy Cuddy en El Poder de la Presencia.

Como te digo, mucho antes de lo dospuntocero, las personas basaban su credibilidad y su sintonía en la forma de expresar sus ideas. Si nos olvidamos de lo básico, no sólo no van a servir de nada los canales de comunicación que utilices sino que, probablemente van a demostrar que no sabes transmitir tus ideas por potentes que estas sean.

Compartir esta publicacion

1 Comentario

  1. Pingback: Recopilatorio: 15 post de marca personal

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.