Portfolio, no me digas lo que haces, enséñamelo

Si, como todo parece indicar, nos dirigimos a una recesión histórica, más nos vale cambiar nuestra forma de buscar clientes / empleadores.

Creo que, como Profesionales YO S.L. debemos empezar a actuar en consecuencia. Y eso puede significar que utilicemos tácticas de promoción de nuestro trabajo similares a las de las empresas que lo hacen bien,

Piensa un poco, ¿qué sentías cuando eras pequeño y veías los catálogos de Juguetes de El Corte Inglés? Yo no sé tu, pero para mi era una lectura indispensable y un poco deprimente porque intuías que no ibas a tener todas las cosas chulas que aparecían en ese documento mágico.

Ahora, de mayor, ¿no te produce una cierta emoción recibir el catálogo de IKEA en tu buzón? Aquí ya asumo que habrá quienes lo detesten o quienes lo consideren como una aberración consumista, bla, bla, bla…, pero déjame seguir con mi argumento.

Crea tu catálogo de proyectos, aunque creas que no trabajas con proyectos

Pues bien, ¿y si creases tu propio catálogo profesional? ¿y si en lugar de crear un documento aburrido, despersonalizado y similar al de otros millones de candidatos diseñases tu propio “Portfolio” o Catálogo de Proyectos?

Si, ya sé que esto te suena a cosas de creativos, o de arquitectos y aparejadores, o de ingenieros o de artistas o de programadores de aplicaciones, o de artesanos o de dueños de pequeños comercios o de… Vaya, a lo mejor va a resultar que hay más gente a la que le podría servir eso de utilizar alguna forma de mostrar su trabajo.

Es cierto que un catálogo o un “portfolio” profesional suele estar asociado a imágenes, fotos, incluso vídeos, pero también puede utilizarse para incluir otros elementos como una forma narrada de tu historia profesional, una lista de testimonios, un conjunto de proyectos personales que tuvieron éxito y que demuestran lo que puedes llegar a hacer,…

Tu “porfolio” debe ser digital

Creo que hoy no sólo va a ser más necesario que nunca facilitar las decisiones a quienes puedan necesitar a alguien como tú, incluso a conseguir que se den cuenta que necesitan o incluso desean a alguien con tu trayectoria al ver lo que puedes llegar a hacer, además es que hoy lo tienes muy fácil.







Como te decía, para mí, hasta hace poco, asociaba un “portfolio” a esos tubos enormes de plástico llenos de documentos de publicistas o a esas carpetas enormes repletas de creaciones de estudiantes de arte. Pero hoy, tu portfolio puede ser digital. De hecho, algunos han creado algo parecido utilizando un canal como Instagram, pero puedes crear algo mucho más potente.

Conviértete en arqueólogo de ti mismo

Vale, ya sé que soy insistente, incluso pesado con el blog, pero joder, en un canal como este puedes crear tu propio catálogo IKEA. Seguro que tienes fotos haciendo tu trabajo, realizando una formación, poniendo en marcha una nueva tienda, programando tu primer App, recibiendo un premio,…

Por algún sitio tendrás montones de títulos cogiendo polvo y algunas cartas de recomendación de tus primeros jefes o clientes.

Seguro que tienes bocetos de ideas que no llegaron a cuajar pero que dicen mucho te ti, de tus valores, de tus cualidades. Se trata de que empieces a pensar como lo vas a recopilar, ordenar, poner en bonito y divulgar. Ya no se trata de aprender crear un CV o a superar una entrevista de trabajo. Esto va de saltarse esa etapa porque tu trabajo va a ir por delante, porque como se suele decir, tu fama te precede.

No me digas que esto no va contigo

El Portfolio está incluido en el Módulo de Presencia.

Y como te digo, esto se puede aplicar a cualquier profesión. Si eres un financiero o abogado, créame algunas infografías explicándome lo que haces, incluye alguna aparición en medios, si es que te han citado (para bien) en los papeles.

Si no tienes experiencia, CRÉALA, pon en marcha tus propios proyectos y cuéntame como avanzan o retroceden o lo que sea que estés aprendiendo. Ah, y mientras tanto, documéntalo todo. Ofrécete voluntario para algo que te guste, refuerce tu historial y no te suponga demasiado tiempo.

Ponle alma a tu catálogo profesional

Convierte tu catálogo de proyectos en algo que tenga tu propio estilo, que no sólo muestre y demuestre lo que haces sino que, además transmita tu propia personalidad.

Y recuerda que, aunque vas a hablar de tu trabajo, esto no va de ti, va de ellos. No se trata de que presumas o te eches flores sino de que transmitas que contigo se pueden conseguir muchas cosas. Igual que cuando ves una mesa de jardín APPLARÖ de IKEA te imaginas en el porche en una noche de agosto bebiendo una copa de vino blanco o cuando yo veía el Rescate Espacial de Congost en el catálogo de Galerías Preciados ya me veía en la NASA.

Piénsalo, vienen tiempos complicados en los que al enfrentarnos a un mercado con más oferta que demanda de profesionales debemos no sólo conseguir que nos conozcan sino también, que nos deseen y elijan.

Compartir esta publicacion