Marketing Personal. La constancia vence a los fuegos artificiales

Si me lees alguno de mis perfiles o me sigues en este blog, seguramente habrás visto que mi corazón es medio alicantino. Aunque nací en Madrid, pasé los mejores años de mi vida en Alicante y sigue formando parte de mi vida.

Como seguramente sabrás, las fiestas grandes en Alicante son las Hogueras de San Juan. Lo que quizás no sepas es que el pistoletazo de salida para quemar las hogueras es lo que llaman La Palmera que es un enorme lanzamiento de fuegos artificiales desde el Castillo de Santa Barbara que tiene forma de… palmera.

La Palmera es un momento muy emocionante para los alicantinos, pero también es muy fugaz y volatil.

Te cuento esto porque, cuando hablamos de Estrategia Personal, especialmente en los últimos años, todo parece pensado para crear un efecto espectacular durante un tiempo breve, brevísimo. Da igual que hablemos de Twitter, Facebook, Instagram, YouTube, TikTok o, ahora, Clubhouse. Da la sensación de que hay que hacer algo para conseguir un impacto potente e inmediato en una única ocasión… o dos.

Este fin de semana vi Fake Famous, un documental muy interesante sobre la creación de los influencers. Trata sobre como conseguir que varias personas pasen de cero a cien en el mundo de las Redes Sociales, especialmente en Instagram. Pues bien, lo que transmite es que, dejando de lado todo lo que tiene de falso y de manipulación, detrás hay mucho trabajo, esfuerzo y dinero.

Jugárselo todo a una carta no es una buena estrategia

El Marketing Personal está incluido en el Módulo de Promoción.

Quizás mi mayor cualidad es la cabezonería. Hoy hace diecisiete años que dejé (o que me dejaron) mi último empleo. Y desde entonces he luchado por conseguir algo, que te reconozco que, a veces no tengo demasiado claro, pero he seguido adelante.

Durante todos estos años he visto a muchos que han intentado reducir los plazos para conseguir posicionarse y lograr “el éxito”. Durante algún tiempo, algunos de ellos o ellas han tenido su momento de gloria, pero hoy ya no están. Entras en algunas de aquellas fantásticas webs que crearon en su momento y en las que hoy te aparece el clásico mensaje de dominio en venta.

También he conocido a otros que, de forma más tranquila, sólida, humilde y discreta, han seguido una rutina, han tenido disciplina y no se han dejado llevar por cantos de sirena. Quizás no son “estrellas” dospuntocero pero les va mejor que a los profesionales “palmera” y, algo más importante, han creado una reputación de seriedad y generado una credibilidad muy sólida.

Supernova o enana amarilla

Una de mis aficiones, que ahora tengo un poco abandonada, es la astronomía. Pues bien, los astrónomos tienen formas de clasificar a las estrellas. Resulta que nuestro Sol es lo que denominan una enana amarilla. Si, ya sé que el nombre no es muy espectacular, pero resulta que es la estrella que nos permite vivir.

Por otro lado, hay Supernovas que son el resultado de una explosión espectacular de una estrella. Durante un tiempo son algo que llama la atención, pero que acaba convirtiéndose en una estrella de neutrones o un agujero negro. Desgraciadamente creo que en los tiempos que vivimos es más probable encontrar profesionales Supernova que “estrellas” que dan vida.

Otro documental interesante que he visto estas semanas es Imperios de Nueva York, que cuenta el auge y caída en los 80 de varios personajes “importantes” y ambiciosos. La moraleja final es que la obsesión obscena por el dinero de aquella época fue lo que llevó a la decadencia. Curiosamente, en Fake Famous, la conclusión es parecida, pero sustituyendo dinero por fama momentánea.

Martillazo o lluvia fina

Como profesional es muy tentador tratar de pegar un “pelotazo” y hacer algo extravagante, patético, desagradable, espectacular o incluso ilegal para conseguir llamar la atención esperando conseguir resultados rápidos. Pero como suelo decir, la mejor forma de diferenciarse no es hacer cosas raras sino ser el/la mejor en lo tuyo y demostrarlo una y otra vez durante el mayor tiempo posible.

Salvo que te dediques al mundo del espectáculo o a los parques de atracciones, a las personas no nos gustan las sorpresas. Cuando se trata de algo importante o si nos estamos jugando algo, vamos a lo seguro. Por eso tu valor será más sólido si llevas años demostrando que tienes unos valores, cualidades y utilidad contrastada.

Puede que una herramienta como este blog, o reunirte con gente interesante de vez en cuando o crear contenidos útiles no suene demasiado glamouroso, ni tan divertido como subir fotos chulas a Instagram o grabar unos segundos de vídeo en TikTok, pero cada post, cada gota, cada contenido va haciendo crecer la estalagmita.

Si, ya sé que este no es un mensaje muy popular hoy en día, aunque tal y como se están poniendo las cosas, quizás sea el momento de recuperarlo.

Mientras tanto, seguiremos emocionándonos durante unos segundos con La Palmera, aunque no sería lo mismo si no existiese el varias veces centenario Castillo de Santa Bárbara.








Compartir esta publicacion

  1. Un post fabuloso, comparto mucho contigo que el ser constante hace que lleguemos a la meta de una manera u otra, la cuestión es luchar día a día para poder conseguir nuestras metas. Un saludo.

  2. Hola, saludos desde Costa Rica, muy buen artículo, concuerdo al 100% en publicar contenido útil. Es necesario ir sembrando semillas, ya que son las que darán frutos para posicionarse en el tiempo como líder o referente en algún campo. Yo no comparto la visión de los influencers, creo más en las personas que compartimos y hacemos crecer a los demás con contenido de valor.

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.