Diferenciación. Atrévete a “matar al padre”

Si, como a mi, eres de los que te gusta leer e investigar sobre algún tema, te habrás dado cuenta que, a partir del quinto o sexto libro, las ideas suelen repetirse. Eso está bien porque te consolida los conceptos, pero deja de ser útil para seguir avanzando.

De hecho, alguien dijo que un experto es una persona que ha leído siete libros sobre un tema. Quizás no sea cierto, pero transmite la idea de que llega un momento en el que, si queremos avanzar, debemos utilizar lo aprendido y, a partir de ahí, buscar nuestros propios caminos.

Cuando empecé a investigar sobre la Marca Personal, conseguí y estudié todo lo que pude sobre el tema. Y no sólo constaté lo que te digo sobre la repetición de ideas, sino que, además, entendí que el concepto, cuyos autores eran casi todos norteamericanos, no siempre era aplicable a nuestro entono y cultura.

¿Por qué te cuento todo esto? Pues porque debemos aceptar que, si queremos aportar algo y diferenciarnos, tarde o temprano tendremos que ir más allá de lo que otros han dicho.

No seas un cortipega profesional

La diferenciación está en el Módulo de Prestigio.

Con la Marca Personal ocurre lo mismo que con cualquier otro concepto, especialmente si se pone de moda. Me refiero a que pronto surgen, no ya imitadores, sino directamente copistas o multicopistas de ideas que pronto acaban aburriendo por repetitivas.

¿Cuántas veces has visto el mismo decálogo de consejos genéricos sobre cualquier tema? ¿No estás harto de ver los mismos tópicos de autoayuda, redes sociales o cualquier otra cosa en todos los formatos posibles?

Internet ha “ayudado” mucho a conseguir que, en lugar de ver montones de ideas nuevas, acabemos viendo las mismas ideas viejas repetidas hasta el infinito.

Si realmente quieres conseguir eso que parece que tanta gente desea, ser DIFERENTE, lo peor que puedes hacer es convertirte en un clon de otros.

Matar al padre

Ojo, no te estoy diciendo que desprecies el trabajo de quienes llegaron antes que tú, todo lo contrario. Es absurdo cometer los errores en los que otros cayeron antes de ti, simplemente por no conocer su trabajo.

Todos nos “subimos a hombros de gigantes”. Lo importante es que, a partir del momento en que hemos aprendido de ellos, nos independicemos, vivamos nuestra propia vida. Y eso implica, “matar al padre”, romper el molde, darte la libertad de pensar las cosas desde una perspectiva distinta y atreverte a actuar. Si no sales de tu casa mental, si no pruebas tus propias ideas, simplemente serás una versión de “bajo coste” de otros.

Como te decía, gran parte de la literatura de gestión en general y de Marca Personal en particular es anglosajona. Y eso está muy bien si vives en Ohio o en Londres, pero resulta que Lugo, Bogotá, Chiapas o Santiago de Chile tienen características muy diferentes. Así que, es absurdo seguir al pie de la letra lo que nos dicen los autores, expertos, influyentes y referentes norteamericanos o ingleses.

Deconstruye, construye, añade, elimina

Si quieres que te tengan en cuenta como empleado dentro de una empresa, como profesional libre, como emprendedor o como estudiante que quiere incorporarse al mercado laboral, tendrás más opciones y serás más valorado si tratas de dar un paso más, si eres capaz de dar una vuelta de tuerca a lo que ya existe.

Limitarse a repetir lo que dice una eminencia del SEO, de la Autoayuda o de la Gestión de Proyectos es el camino más rápido hacia la irrelevancia. Es el clásico, “es que aquí siempre se ha hecho así”, pero llevado al extremo.

Lo interesante, incluso lo divertido, es empaparte todo lo que puedas sobre un tema y, a partir de ahí, romperlo, deconstruirlo, eliminar lo que sobra, añadir algo que consideres útil y volver a “cocinarlo” a tu manera.

Ojo, no te digo que, en el proceso no te vayas a equivocar. Quizás te acabes dando cuenta que ese muelle que quitaste porque pensabas que sobraba era lo que hacía el funcionar el retroceso del CETME (perdón por la historia de la mili). Pero poco a poco irás creando algo con tu sello, tu huella, tu estilo, tu personalidad, tu Marca Personal, al fin y al cabo.

Combina cosas incombinables

Lo que puede hacer que destaques es conseguir juntar elementos aparentemente inmiscibles, como el agua y el aceite. Si eres capaz de encontrar fórmulas o sistemas que no se le había ocurrido a nadie antes, estás a un paso de ser reconocido como alguien que está por delante.

Si lo que quieres es subirte al último carro que surge y que, seguramente ya está completo por quienes llegaron un poco antes, pues que tengas suerte. Pero lo mejor no es esperar a que pase un tren, sino empezar a andar tú mismo/a por tu propio camino… aunque utilices mapas que otros crearon.








Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.