Estrategia Personal. Moverse por la matriz profesional

Decía hace poco que los profesionales nos hemos acostumbrado a movernos en un número limitado de opciones. Sin embargo, existen algunas más que, tal y como están las cosas, deberíamos tener en cuenta.

Si utilizamos la clásica metáfora del YO S.L. es decir, que consideremos nuestra profesión como nuestra empresa o negocio, nuestro trabajo como nuestro producto y la huella que dejamos como nuestra Marca Personal, entonces podríamos diferenciar los estados profesionales en función del número de «clientes».

¿Con cuantos clientes trabajas?

Suelo decir que un desempleado es un profesional que no tiene ingresos (aparte del subsidio, si lo tiene) porque (momentáneamente) no tiene «clientes». Cuando hablo de clientes me refiero a cualquiera que esté dispuesto a remunerar su trabajo. Así que, su problema está en encontrar a alguien que le contrate como empleado o como profesional independiente.

El estado «sin clientes» no sólo se aplica a los desempleados sino a los estudiantes que no trabajan o a quienes se han tomado un año sabático, entre otras situaciones. Su preocupación no debería ser encontrar un empleo sino alguna fuente de ingresos o lo que es lo mismo, uno o varios clientes.

Siguiendo el modelo tradicional, en cuanto encuentra a un pagador cambia de estado a empleado o a emprendedor.

¿Es lógico depender de un único cliente?

Cuando trabajaba en distribución, como jefe de producto en DIA, nos cuidábamos mucho de elegir proveedores para los que mi empresa supusiese una parte importante de su producción. Cuando tu negocio depende en gran parte de un único cliente, entonces todos corren un riesgo, el que vende y el que compra.

Sin embargo, si piensas como una empresa, parece que se ha asumido como normal el que vendas el 100% de tu trabajo a quien te ha empleado (podría decirse que si las cosas se tuercen, te estará bien «empleado»).

No sólo eso, sino que también se ha aceptado que las empresas que te contratan, te impidan desarrollar tu estrategia de Marketing Personal para reforzar tu visibilidad y mantenerte presente en el mercado por si las cosas se torciesen.

¿Y si vendo mi trabajo a todos los clientes que pueda?

El profesional sin clientes o el empleado puede pasar al estado en el que, en lugar de vender su trabajo a un único pagador, decide no limitarse y llegar a varios o a muchos.

Tradicionalmente ese es el modo, empresario, emprendedor o incluso autónomo o «freelance». Las diferencias son administrativas, de tamaño de negocio, de definición legal o de número de empleados, entre otras cosas. Pero la idea de fondo es que a cambio de no ser empleodependiente, tus fuentes de ingresos pueden ser variables y asumes más riesgos, especialmente si hay gente a tu cargo.

Aquí también entra en juego el factor miedo. Me refiero a esa cantinela que dice que «no se puede animar a la gente a emprender porque da mucho yuyu» o «nosecuantos negocios no duran más de unos meses», como si los empleos fuesen más estables. O algo peor, «es indecente animar a la gente a buscarse la vida por su cuenta», como si animarles a encontrar un empleo que sabes que difícilmente van a encontrar fuese algo más decente.

Pero es cierto que el modo 1-Varios implica algunos trámites burocráticos (nada del otro mundo si simplemente quieres ir por tu cuenta) y no necesitas jugarte la herencia del abuelo para poner en marcha un negocio.

De todos modos, creo que es necesario cambiar la mentalidad que se ha impuesto en España, y supongo que en otros lugares, que demoniza, penaliza y crucifica a quienes asumen riesgos, especialmente si van a generar empleo. Pero esa es otra historia.

¿Se puede apostar al rojo y al negro?

En mi vida he puesto un pie en un casino y sólo sé lo que veo en las películas, pero supongo que se podrá apostar al rojo y al negro en la ruleta.

La cuestión es, ¿se puede apostar a varias opciones profesionales? Yo no sólo creo que sí, sino que, además es necesario.

Ojo, no estoy hablando de pluriempleo porque depender de varios empleadores sería todavía peor y ni siquiera sé si eso es legal. Lo que digo, al hablar de Profesionales Libres, es que puedes escoger la casilla superior derecha de la matriz. Es decir, que puedes tener un empleo (o no), pero también puedes crear tus propios Proyectos Paralelos.

Se trata de que, sin llegar a ocupar todo tu tiempo como en el caso de los empresarios o emprendedores, puedas generar ingresos vendiendo tus lo que haces mejor y, más importante, lo que te gusta.

Afortunadamente Internet nos ha facilitado mucho la vida a la hora de vender lo que sabemos hacer, webinarios, libros, cursos online, asesorías a distancia, programas de afiliados, podcasts patrocinados, venta de productos físicos en una tienda de comercio electrónico,… La lista de alternativas es enorme.

No me gusta eso de «ingresos pasivos» o «ganar dinero mientras duermes» o conceptos similares porque transmiten una sensación engañosa. Aquí hay que trabajar, especialmente al principio.

También es frecuente que alguien ponga como excusa alguna cuestión legal o administrativa, pero siempre hay formas de compatibilizarlo cumpliendo la ley.

¿Puedo cambiar de estado?

Mi intención no es convencerte de estar en un lado u otro de la matriz. Lo importante es que veas que la libertad consiste en poder elegir, pero si ya partes de la idea de que sólo sabes ganarte la vida con una nómina o, algo peor, que nunca conseguirás generar ingresos con lo que eres capaz de ofrecer, entonces habrás perdido antes de empezar a jugar.





Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.