De Wall Street a Jerry Maguire

Años 80, fusiones, bonos basura, yuppies, el fin del trabajo para toda la vida, egoismo, individualismo, mucho dinero, el principio de la crisis, especulación financiera, brokers, si quieres un amigo comprate un perro, reestructuraciones salvajes (reingeniería), pelotazos, el accionista es DIOS y los demás que se busquen la vida.
Son los años que quedan reflejados en Wall Street (1987), la película de Oliver Stone. Michael Douglas interpretando el papel de Gordon Gekko. Como siempre, algunos de esos «tiburones» salieron muy beneficiados de aquellos años. Muchos de los que hoy hablan de Responsabilidad Social Corporativa, de Códigos de Buenas Prácticas y de Equilibrio de la Vida Laboral y bla, bla, bla.

Pero otros muchos acabaron muy quemados y otros, los que nacimos a mediados de los 60 y nos incorporábamos a la vida laboral al comenzar los 90 los encontramos con un mundo arrasado y en crisis. Desde entonces hemos ido apañándonos lo mejor que hemos podido. Pero hay una cosa buena, sabemos que esas son las reglas del juego. Que no gozaremos de los privilegios de nuestros padres o hermanos mayores pero que nadie JAMÁS, podrá «vendernos la moto». Las reglas han cambiado y lo han hecho para todos. También contamos con una tecnología que nos permite hacer llegar nuestras ideas y opiniones a donde queramos y a muy bajo coste. Es la hora de hacernos notar.

A mediados de los 90 empezaron a surgir movimientos antiglobalización, sentimientos de rebeldía, de necesidad de cambio, de que cada uno tomase las riendas de su vida, que disfrutase de su libertad y de su individualidad, dejar de ser un Recurso Humano encastrado en un cubículo, empezar a ser uno mismo, tener una Marca Personal.

Grandes expertos de gestión como Peter Drucker con su artículo de 1999 titulado Managing Oneself publicado por la Harvard Business Review o el clásico de Tom Peters The Brand Called You publicado en Fast Company en 1997 han anunciado una nueva era de profesionales libres, lo que en EEUU se denomina Free Agent Nation.

De esto trata la Marca Personal, de recuperar la libertad del individuo, de dejar de convertirlo en un estereotipo, de conseguir que sea todo lo que puede ser y no lo que le dicen que tiene que ser.

Justo en el año 1996 apareció una película que se convirtió en el paradigma de este movimiento y se llamaba Jerry Maguire en la que un representante de deportistas interpretado por Tom Cruise descubría que hay otra forma de hacer negocios y de vivir la vida. Esta película para finales de los 90 y espero que para muchos años del SXXI sería el equivalente al Wall Street de los 80.

Es el paradigma del profesional libre, con valores y con talento. Y ese es mi sueño. Espero cambiar las cosas.

Como curiosidad os paso la versión del director de la película, Cameron Crowe sobre el manifiesto o declaración de principios que Tom Cruise escribía en la película. Que os guste.

Las cosas que pensamos y no decimos. (The things we think and do not say).





Compartir esta publicacion