El imperio de los sentidos

Estoy terminando de leer un libro titulado Branding Emocional de Marc Gobé en el que habla, entre otras cosas, de la importancia de las sensaciones y los sentimientos a la hora de crear una marca.

Explica que las nuevas tendencias van hacia la creación de una experiencia de marca más amplia, en la que estarían incluidos todos los sentidos.

Quizá influido por esta lectura he empezado a fijarme en algunas tiendas que tratan de utilizar este recurso.

Hace poco descubrí una tienda que me llamó la atención. Se llama Passionate about taste. No parecía una franquicia (aunque luego descubrí que lo era). Era cálida. Estimulaba todos los sentidos. Esto me demuestra que hay mucho espacio para innovar, para diferenciarse, solo hay que darle un poco al coco.

Y ayer vi esta de bombones y chocolate

Y entonces llevé la idea a mi terreno. Pensé ¿Hasta que punto somos conscientes de la importancia de los sentidos en la construcción de una Marca Personal?.
Quizá lo más evidente es el aspecto, la imagen, porque estamos demasiado acostumbrados a tomar decisiones en función de lo que vemos, pero ¿y si tuviesemos en cuenta al resto de los sentidos?

Podemos invertir tiempo y dinero en crear un logo, un símbolo que nos represente como Prince. Pero cuando hablamos de Personal Branding la mejor imagen que se puede asociar a nosotros es la propia.

Vista: Normalmente es el primero y casi siempre al que damos más importancia. Como dicen algunos, «No hay segunda oportunidad para ofrecer una primera impresión». La ropa, el corte de pelo, el aspecto, los accesorios, la forma de combinarlo todo. La forma de moverse, los gestos. Todo eso dice mucho más que lo que decimos.

Oído: No se trata solo de lo que decimos sino de nuestra «banda sonora». ¿No te han reconocido simplemente por el ruido que haces al andar? ¿No dice eso mucho de ti? Los sonidos en al comer, al dormir. El tono de la comunicación. La imagen externa de nuestra Marca Personal es la suma de todos estos detalles.

Olfato: ¿Que podemos decir del olfato? ¿Quién no ha conocido a alguien que iba «marcando» su territorio desde primera hora de la mañana? ¿Y ese festival de los sentidos olorosos que nos encontramos en el transporte público? Y no solo se trata del hedor sino también del extremo contrario. He conocido personas muy bien «posicionadas» en la mente de sus «clientes-compañeros de cubículo» cuyo salario se debía ir en colonia.

Tacto: Cada vez nos tocamos menos. Dicen que en EEUU está mal visto incluso tocar a un niño desconocido en un supermercado. El miedo nos deshumaniza. Pero hay personas a las que te encantaría abrazar, pellizcar o morder y a otras no te gustaría acercarte ni a diez metros. ¿Te gusta el tacto de la gomina o lo detestas? ¿Que tal un piercing?

Gusto: ¿A que sabe tu Marca Personal? ¿Con que sabores te relacionan? Cuando piensan en tí ¿que alimento les viene a la cabeza? Y tu ¿a que sabes?

Las personas también podemos trabajar con estos factores para diseñar nuestro «envase». Pero no olvides que estos aspectos deben ser un reflejo de lo que hay dentro y no al revés. Lo importante es lo de dentro.





Compartir esta publicacion