El blog ha muerto… y una mierda

MarketingDecía Eva Sanagustín esta semana que su blog cumplía una docena de años. En todo este tiempo, Eva ha escrito más de 2000 posts con contenidos de muchísimo valor que nos han sido muy útiles a muchos profesionales como yo. Lo único que me fastidia es que, después de todos estos años, aún no he conocido a Eva en persona.

Unas horas después, Raúl Hernández también celebraba el decimosegundo aniversario de su bitácora en la que ha escrito más de 1700 artículos, provocadores, analíticos, profundos y de los que te hacen replantearte hasta lo más sólido.

Al ver estas publicaciones recordé que estos días yo también cumplo esos mismos años en los que he subido un número parecido de posts. Así que podríamos decir que la cosecha del 2004 fue abundante.

Creo que mucha de la gente que hoy ha publicado libros, ha conseguido ganarse la vida con lo que le gusta o simplemente ha alcanzado un cierto prestigio en su profesión empezó más o menos en aquella época y desde entonces no ha parado de publicar con regularidad. Muchos de los que ahora estamos haciendo ruido nos conocimos (todavía no se decía lo de desvirtualizarnos) y nos hicimos amigos en una reunión informal que puso en marcha Octavio Rojas y que llamamos Beers&Blogs. Simplemente consistía en buscar un sitio más o menos cutre para beber cerveza y hablar de nuestras cosas blogueras.

La primera vez que nos juntamos en agosto de 2005 fuimos, casi literalmente cuatro gatos, pero ¡qué gatos!. Ahí está Octavio Rojas, Javier Muñoz, Fernando Polo o Rafael Martinez (que no sale porque hizo la foto con una cámara digital de diskettes y porque en aquella época se mantenía oculto). En las siguientes ocasiones se fue haciendo cada vez más grande y con gente más interesante.

En aquellos encuentros escuché por primera vez lo de dospuntocero de la boca de Antonio Fumero y creo que en ese momento no conseguí enterarme lo que significaba aquello. Yo trataba de contar mi rollo de la Marca Personal, bueno todavía hablaba de Marca Propia, a cualquiera que quisiera escucharme. Creo que no conseguí convencer demasiado a nadie pero me permitió pulir mi discurso.

Ya sé que ahora suena un poco como historias del abuelo Cebolleta, pero en aquellos momentos tan informales y divertidos tenías la sensación de que algo chulo estaba naciendo.

Supongo que la trayectoria de muchos de los que estuvimos compartiendo aquellas tardes de risas y conversaciones interesantes son buenos ejemplos de gestión de Marca Personal. Persistencia, trabajo, pasión, ideas más o menos claras, colaboración, visibilidad on y offline,…

Y si, ya desde entonces muchos estaban matando al blog. Nos decían que tendría una vida efímera, que en un par de años desaparecería. La mayoría publicábamos en Blogger aunque, con el tiempo, nos fuimos pasando a WordPress. Todavía no se hablaba de Facebook, ni de Twitter. Algunos iluminados decían que el futuro eran engendros como Second Life. Y tener un NOKIA molaba.

Hoy puedo decir que el blog es lo que me ha llevado hasta donde estoy hoy. No sé como se llamará en el futuro, pero creo que es fundamental que cada profesional tenga su propio sitio en La Red con las características de esta maravilla que nos proporciona un medio de comunicación propio. Me refiero a que debe ser algo tuyo, no de otros como ocurre con las Redes Sociales.

Debe ser una plataforma que te permita publicar contenidos en todos los formatos y con la extensión que te apetezca.

Debe ser algo que te permita guardar y hacer copias de seguridad de la información que publicas en lugar de ponerte en manos de desconocidos que, de un día para otro pueden quitarte de un plumazo el trabajo de años.

El blog sigue siendo el mejor instrumento para hacer una revisión de tu trayectoria. Para aprender de tus errores. Para publicar, publicar y publicar y, de vez en cuando, encontrarte con que algo de lo que has publicado tiene una repercusión especial.

El blog es el mejor canal para aportar, compartir, ayudar y mostrar cosas que pueden ayudar a otros.

El blog es tu casa. Podrá ser más bonito o más feo, más denso o más frívolo, más ordenado o un puto desastre, pero hay algo fundamental que no tiene ningún otro sitio en dospuntocerolandia, ES TUYO.

El blog requiere más esfuerzo que otros canales, no mucho más, sólo un poco, pero te aseguro que el tiempo te dará la razón si lo tratas con cariño.

Pero no todo es bonito. Todos los que llevamos tanto tiempo en esto hemos tenido nuestras tentaciones de abandono, pero la crisis pasa rápido y nunca dejas a un lado a este socio que te ha acompañado en los buenos y malos momentos.

Creo que cosas como las que están ocurriendo en Twitter son mucho menos probables en un blog. La reflexión que implica por parte de quien lo escribe y la actitud de quienes lo leen hacen mucho más improbables los linchamientos y batallas campales de otros sitios dospuntocero.

Sé que tienes muchas dudas sobre esto del blog, no sabes qué decir, crees que no tienes nada que contar, no le ves sentido a esto, no es útil, no eres “importante”, no te van a tomar en serio, no te dejan, no tienes ganas,… no. Lo sé porque lo veo constantemente pero hoy recordando lo que ocurría hace doce años y viendo donde están muchos de aquellos viejos blogueros, te puedo decir sin ninguna duda que esto merece la pena.

Compartir esta publicacion