Confianza, tu Marca Personal no se sostiene sin ella

Hubo un tiempo, ya hace muchos años, en el que llegué a creer que Internet (todavía no era dospuntocerolandia) sería la herramienta definitiva para que realmente se valorase a la gente por sus méritos.

En teoría, La Red era el escaparate perfecto para que casi cualquiera pudiese mostrar y demostrar lo que es capaz de hacer. De ese modo, una persona podría reducir la desconfianza cuando tratase de convencer a otros sobre las bondades de sus ideas o sus productos.

Sin embargo, lo que ha ocurrido es que, en lugar de humanizar a las empresas, todo este tinglado ha “empresarializado” a las personas. Hoy vemos como mucha gente está utilizando las peores tácticas de marketing que siempre habíamos criticado.

Podrás decir que yo debería callarme porque esto de la Marca Personal va en esa dirección. Pero no es así porque precisamente mi intención fue siempre sacar lo mejor de cada uno para dejar una huella valiosa, no la de convertirnos en “productos”. Pero me parece que no sólo no lo he logrado sino que el concepto se ha prostituido y adulterado hasta convertirse en algo que, en muchas ocasiones, me repele.

Creo que hay un exceso de visibilidad, una obsesión por estar todo el día mostrándote, o más bien exhibiéndote, en las Redes Sociales. Cuando, en realidad, ni tu ni yo somos relevantes. Lo que deja huella es lo que hacemos, no lo que aparentamos.

Es curioso como la pasada semana, a todo el mundo le dio por hablar de un libro sobre la mediocridad (que seguramente muy pocos han leído). ¿No es esa tendencia a repetir lo mismo que todos el mejor ejemplo de las tesis que sostiene su autor? Pues así con todo.

Por otra parte, creo que hoy lo importante es “parecer que”. Desde el Currículo hasta los “influencers” pasando por los políticos corruptos o los que te venden métodos para ganar “seis cifras en 24 horas”. Todo está pensado para que “parezca que”. Y quizás esa forma de actuar sea rentable, pero uno tiene una edad en la que hay cosas por las que no paso.

Pues bien, creo que para dejar huella y para que te consideren como una persona/profesional que realmente merece la pena, hay que volver a algo tan “viejuno” como la generación de confianza. Y eso, tal y como están las cosas, es sencillo pero difícil. Hoy me limitaré a darte unas pocas recomendaciones para conseguirlo.

Consistencia

¿Como esperas que alguien se fíe de ti si estás cambiando de opinión, estrategia o especialidad a cada momento?

Coherencia, consistencia, congruencia. Mantener una línea de actuación predecible puede parecer aburrido pero, al final acabamos eligiendo a quienes nos transmiten la tranquilidad de que nos van a dar lo que esperamos (o algo más).

Evidencias

No me lo cuentes, enséñamelo. Veo muchas promesas en La Red. Demasiada gente opinando y explicando cosas sin ningún tipo de respaldo.

“Eres más falso que una recomendación de LinkedIn”. Seguramente has leído o escuchado algo parecido. Lo cierto es que si Internet debería haber servido para algo debería haber sido para mostrar y demostrar lo que dices que haces, no para contármelo.

Dame pruebas. Enséñame lo que dices que eres capaz de hacer y que sean otros los que opinen sobre ello.

Visibilidad

Si, la visibilidad genera confianza, siempre ha sido así (“anunciado en TV”). Pero creo que esa credibilidad viene de utilizar el escaparate virtual para mostrar tu trabajo.

El problema viene cuando la visibilidad se utiliza para llenar tus redes de fotos en la playa hasta que llega un momento en que te preguntas “y este/a ¿a qué se dedicaba?”.

Cuando el Marketing está por delante del Producto, cuando la visibilidad es el fin y no el medio, todo se complica. ¿No tienes la sensación de que tras esos programas en los que te prometen que ganarás mucho dinero siguiendo sus estrategias falta la variable Producto? ¿De que me sirve ser muy conocido si no tengo ni idea de lo que puedo ofrecer?

Tiempo

Este factor quizás suene rancio y antiguo en estos tiempos pero para mí es fundamental. Cuando veo cosas como “sirviendo pulpo desde hace un siglo” o “Telas XXX, casa fundada en 1947”, al menos te planteas que algo estarán haciendo bien.

¿Cuanta gente hoy en día es capaz de mantener algo durante tres, cuatro o cinco años?

Yo suelo decir que una parte importante de lo que he conseguido se debe a que llevo ya mucho tiempo defendiendo las mismas ideas.

Creo que se puede cambiar de opinión, pero siempre que mantengamos una línea coherente. Incluso puede que lo que defiendas no guste a todo el mundo o, incluso enfade a algunos. Pero cuando alguien cree en lo que hace y lo trabaja, poco a poco conseguirá que alguien diga, “este tío es un capullo, pero me fío de él/ella porque no se ha dejado llevar por modas u opiniones”.

NOTAS:

El día 25 de Septiembre a las 19:00 estaré en IMF Business School para debatir sobre empleabilidad con gente muy chula. Es gratis y aquí tienes la información para apuntarte. A mi lo de la empleabilidad ya me suena a entrar por el aro del empleo, así que daré caña.

El día 26 de Septiembre a las 18:15 estaré en Zaragoza debatiendo con Claudio Inacio sobre Lo que nadie te cuenta sobre la Marca Personal en Zaragoza Activa. Es gratis pero hay que apuntarse aquí.

Compartir esta publicacion