Diferenciación. Destaca por lo que haces, no por lo que pareces

Hace unos días alguien habló de Lady Gaga en una conversación con amigos. Comentaban lo extravagante que era cuando empezó a ser conocida. Lo del vestido de filetes y esas cosas que hacía.

Poco a poco, tras llamar la atención por lo que PARECÍA, ha terminado ganándose el respeto por lo que HACE. Reconozco que aquellas cosas tan extrañas que hacía me parecían un truco barato de autopromoción, pero hoy se ha ganado mi respeto por su trabajo como cantante y actriz. Hoy ya no tiene que recurrir a esas artimañas para llamar la atención.

En dospuntocerolandia hay mucha gente (y cada vía más) que sigue tratando de llamar la atención por lo que PARECE, en lugar de por lo que HACE. Instagram, TikTok, incluso Twitter o Facebook se basan en gran parte en esa obsesión por ganarse unos segundos de «fama».

Lo que se olvida es que, como hizo Lady Gaga (o Madonna en su momento) de forma genial, lo de distinguirse por hacer algo extraño sólo es el primer paso para que la gente se fije en ti. Inmediatamente después debes utilizar esa atención para mostrar y demostrar tu verdadero valor.

La mejor forma de diferenciarte es ser mejor

¿Quieres destacar? Pues sé un poco mejor que tus competidores. Esto es algo que he repetido aquí montones de veces. Lo vemos en el mundo del deporte, de los negocios, del espectáculo o de la política.

Alguien que trate de distinguirse por hacer ruido, provocar o polemizar, puede que consiga algo de atención, incluso puede que se convierta en un fenómeno viral durante un rato. Pero quienes progresan y se ganan la confianza son quienes, de un modo repetido y constante demuestran que una y otra vez ofrecen lo que prometen… o algo más.

Innova

La diferenciación hay que mantenerla. Y eso implica cambiar, mejorar, arriesgar. Todos conocemos, incluso puede que nos haya sucedido a nosotros mismos, situaciones en las que algo funcionó fenomenal. Un día todo salió perfecto… y nos echamos a dormir.

Si quieres distinguirte, debes estar constantemente probando cosas nuevas. Algunas, o muchas, serán un desastre y habrá gente que te lo echará en cara. Pero tu sigue. Cada prueba es un aprendizaje y una fuente de ideas para volver a intentarlo.

No imites

Siempre me ha llamado la atención que aquellos que pretenden ser diferentes, son los primeros en subirse a un carro, unirse a una tribu o repetir ideas de otros a los que consideran especiales.

Es cierto que yo tengo la tendencia a ir justo por la dirección contraria por la que va todo el mundo. Incluso empecé a alejarme (con mucho dolor) de la Marca Personal cuando vi que tanta gente repetía las mismas ideas.

Copiar sin mejorar, además de feo es contraproducente. Siempre serás una mala imitación del original. Un segundón, un cortipega humano con errores.

La normalidad es la nueva diferenciación

Relacionado con lo de ser mejor que otros de tu categoría, creo que si hay algo que puedes hacer para llamar la atención es justo lo contrario, tratar de ser normal, de pasar desapercibido por lo que PARECES y dejar que sea tu trabajo lo que hable de ti.

Es genial cuando alguien dice aquello de, «joder, no me esperaba que alguien así fuese capaz de hacer algo tan genial». Y creo que hay pocas cosas tan patéticas como generar unas enormes expectativas sobre lo que puedes ofrecer y que luego se compruebe que detrás todo es bastante mediocre.

No te obsesiones por ser único

Hay otro tópico que circula con frecuencia y es aquel de que diferenciarse no es suficiente, sino que debes ser único.

En realidad todos somos únicos. Lo vemos en las series de policías cuando analizan el ADN o las huellas dactilares. Pero en el mundo de las relaciones personales o profesionales no sólo no es sencillo ser único sino que es muy cansado.

No te obsesiones con ser el número uno del mundo mundial, basta con ser mejor que la mayoría en tu área de influencia. Puedes ser feliz y tener éxito simplemente consiguiendo que tu nombre aparezca en la mente de aquellos que buscan a alguien como tú.

Combina elementos

Es mucho más difícil diferenciarse por una sola cosa que por una combinación de varias. Es jodido ser el mejor abogado, cocinero, cantante, jefe de compras o reponedor. Pero si a esos elementos les añades otro u otros como la comunicación, el humor, la fiabilidad, el estilo o cualquier otra cosa que se te ocurra, entonces será más fácil destacar.

Si sólo utilizas un color, es complicado crear muchas obras de arte, pero cuando tienes varios, puedes hacer lo que te apetezca.

Así que, no confundas la diferenciación con hacer algo extraño para llamar la atención durante un instante. Lo segundo es fácil, lo primero cuesta mucho más y, precisamente por eso, te hace más valioso.





Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.