Producto. Vende tu arte y también tus cualidades

Es curioso, pero en los últimos días dos personas distintas en foros diferentes me han planteado la misma cuestión. En ambos casos se referían a alguien que conocen. La pregunta es esta:

Tengo un/a amigo/a artista (Pintor, Músico, Escritor,…) que es bueno/a en lo suyo, pero que no quiere hacer otra cosa aunque lo que hace no le genera suficientes ingresos como para ganarse la vida. Además, no quiere compartir su trabajo en Internet porque teme que se lo copien o se lo roben. ¿Qué puede hacer?

Creo que es esta duda que me plantean tiene varios elementos interesantes.

No sólo de la pasión vive el artista

La Oferta está incluida en el Módulo de Producto.

No sé si es un problema de infantilismo, una moda absurda o un enfoque equivocado, pero en los últimos tiempos se ha extendido la idea de que si no persigues tus sueños, no trabajas sólo en lo que te apasiona o no te dedicas a “salvar el mundo”, nada tiene sentido.

Por otra parte, Internet ha transmitido la idea de que cualquiera puede ser un “Youtuber”, “Influencer” o “Gilipoller” famoso y millonario. Así que, sólo tienes que centrarte en eso y lo conseguirás… o no.

Autores de filosofía TEDiana, muy sobrevalorados desde mi punto de vista como Ken Robinson, han ayudado a transmitir la idea de que si no te consideran (todavía) como alguien genial es porque el mundo está mal hecho y es injusto. Tú eres excepcional y tus profesores y jefes son imbéciles por no darse cuenta. Transmiten la idea de que, todo lo que ha funcionado hasta ahora, simplemente está mal y hay que cambiarlo.

Es esa forma de pensar LadyGaguista que dice que “”Siempre fui famosa lo que pasa es que nadie se había dado cuenta”.

No digo que en algún caso haya personas cuyas cualidades (no me gusta lo del talento) pasen desapercibidas porque no hay nadie capaz de detectarlas. Pero me temo que, en la mayoría de los casos, simplemente es que lo que te gusta no es directamente proporcional a la calidad de lo que haces.

Hasta Leonardo hacía “trabajos alimenticios”

Como consecuencia de lo anterior, resulta que un rapero, una pintora, un escritor o una diseñadora joven no pueden hacer trabajos de los que pagan facturas porque les quitaría tiempo para su arte o algo peor, sentirían que se están “vendiendo”.

Lo que suele olvidarse es que todos los grandes genios de la historia han pagado peajes profesionales, trabajado para pagar su arte, hecho películas “comerciales” o han realizado trabajos que les han permitido sacar adelante sus proyectos paralelos hasta que han podido vivir de ellos… o no.

Mi respuesta a quienes me planteaban esta cuestión es siempre la misma. Está muy bien vender cuadros, música, goles o ahorros de costes. Como profesional, artista o no, puedes hacer bien, o incluso muy bien tu trabajo. Y eso puede llevarte muy lejos. Pero tienes muchas más opciones que puedes utilizar sin alejarte de “lo tuyo”.

Quizás no triunfes marcando goles, pero puedes tener éxito entrenando

Tener unas cualidades extraordinarias o simplemente superiores a la media no te garantiza nada. Puede que, aunque seas genial no seas capaz o simplemente no quieras o no te atrevas a mostrar tu trabajo. Puede que no estés en el entorno o en el momento apropiado. Puede que tu personalidad aleje a quienes se interesan por lo que haces. No siempre “el mundo” es injusto contigo.

Incluso puede que gente mucho menos capacitada que tú, tenga éxito y consiga el reconocimiento que consideras que te mereces simplemente porque saben manejar mejor el resto de las PALANCAS de la Estrategia Personal. Pero es lo que hay si no espabilas y te centras únicamente en “tu arte”.

¿Y si enseñas a otros lo que has aprendido sobre lo que sabes hacer y sobre todo lo que has experimentado?

¿Y si vendes parte de tus cualidades a trabajos más “comerciales” o prosaicos para no tener que “venderte” tú? Si eres bueno creando vídeos, escribiendo o gestionando finanzas, creando Apps o diseñando productos, utiliza esa cualidad para crear valor en otros.

¿Qué problema hay en aplicar tu arte para crear anuncios (grandes directores de cine y autores lo han hecho), ayudar a una pequeña empresa a salir adelante o fabricar escobas?

De todo se aprende

No sé si será casualidad o no, pero quienes me plantean este tipo de cuestiones suele ser gente bastante joven. Si hay algo que tenemos los “Boomers” o “Xers” es que, aunque también pasamos por esa etapa, al final nos hemos dado cuenta de que, cuando hacemos algo, ni somos los primeros ni lo sabemos todo.

Me parece tremendamente injusto para nuestros maestros y para quienes nos han hecho ser lo que somos, acusarles de que su forma de enseñar estaba equivocada (el típico “chúpate esa, profesor/a que me dijiste que nunca tendría éxito con ______” del tipo/a que ha conseguido unos miles de seguidores en su Instagram o ha tenido un libro bien situado en Amazon durante unos minutos).

Creo que podemos ser artistas, profesionales que alcancemos un buen nivel, incluso llegar a tener cierto ÉXITO. Pero no basta con dominar “lo tuyo” y olvidarse del resto de las facetas.

El mundo no está pendiente de tu genialidad. Así que hay que ser humilde y asumir que, por un lado no lo sabes todo (nunca se sabe todo), que no hay nada malo (todo lo contrario) por hacer algo que no te gusta para conseguir lo que te gusta y que la creatividad no es más que juntar elementos diversos de formas diferentes y eso sólo se produce si no te limitas a practicar “tu arte”.









Compartir esta publicacion

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.