Química Recreativa XXXII: Entropía, Expertos y Marca Personal

Hace ya varios años hablé de la Entropía en uno de los posts de la serie Química Recreativa. Pero tal y como están las cosas de caóticas, creo que viene a cuento hacer un repaso.

En aquella ocasión incluía la siguiente definición:

Entropía: Medida del desorden de un sistema. Una masa de una sustancia con sus moléculas regularmente ordenadas, formando un cristal, tiene entropía mucho menor que la misma sustancia en forma de gas con sus moléculas libres y en pleno desorden.

La entropía está relacionada con la tendencia al desorden en el universo. Lo normal es que las cosas tiendan a ser más caóticas. Si un huevo (orden) se cae al suelo y se rompe (desorden) es imposible devolverlo al estado anterior. Si un país, un sistema o una organización no establece reglas y normas para que las cosas no se desmadren, se tiende a la anarquía.

Por lo tanto, cualquier método, persona o fuerza que tienda a poner orden, a organizar o a evitar el caos, va a ser valorada y apreciada.

Una de las ideas que tenía claras al empezar a escribir Expertología, es que un experto es una de esas personas capaces de reducir la entropía en un sistema. Y eso es lo que la hace valioso. Un experto, un gurú o una autoridad académica no sirven de nada si todo lo que pueden aportar son conocimientos enciclopédicos que, ahora, pueden encontrarse en cualquier parte. Lo que hace que un profesional sea valorado es su capacidad de poner orden en toda esa avalancha de información y conocimientos.

¿Qué tiene que ver esto con el Branding Personal? Pues mucho y en muchos aspectos. Un par de ejemplos.

Empleabilidad

Nos han dicho que para «ser alguien» debemos estudiar mucho y prepararnos bien. Tenemos que meternos muchas cosas en la cabeza. Y esa es una idea que ha quedado obsoleta. Lo que realmente te hace valioso, no es lo que almacenas sino la forma en que ordenas, utilizas y transmites esos datos.

Lo que hace que una persona sea valiosa profesionalmente no son los títulos que almacena sino la capacidad de reestablecer el orden en el caos de un departamento, empresa o nación. Y eso tiene más que ver con el «Sistema Operativo Personal» que con la «Base de Datos Personal».

Por eso el CV es cada día más inutil. Es como la lista de piezas de un mueble de IKEA (desorden). Lo que te hace valioso es la capacidad de montarlo (orden).

Los profesionales con Marca Personal son aquellos capaces de hacer que una situación pase del desorden al orden. Los grandes líderes, entrenadores o empresarios son aquellos que han dejado huella haciendo que algo aparentemente incontrolable se transforme en una fuente de riqueza, creatividad o desarrollo.

Dospuntocerolandia

Suelo decir que es falso que en La Red haya mucha información, más bien hay poca pero muy repetida. A medida que surgen aplicaciones, aumenta el caos. La información y los conocimientos que existían en los libros se han deconstruido en posts para blogs. Pero luego se ha dado un paso más y se ha aumentado el desorden atomizándolo todavía más y convirtiéndolo en Twitts caóticos, inconexos y, en muchas ocasiones, erróneos.

El experto, el gurú, el referente en La Red, el que acaba posicionando su Marca Personal es aquel que es capaz de dar forma a toda esa información. El que es capaz de organizar esa marabunta de datos para crear algo sólido, consistente y entendible.

Un ejemplo que conozco. En el caso del Branding Personal cada día surgen personas que escriben cosas como «10 Reglas para…», «5 Claves para…». Todo eso suelen ser recopilaciones, malas traducciones o simples «tontás» que han leido en algún sitio. Pero muy pocos son capaces de poner eso en un contexto y convertirlo en algo útil que vaya más allá de un simple «Checklist».

La persona que aporta valor es aquella que es capaz de hacer que un motor funcione, no la que reune las piezas pero no es capaz de montar ese motor (reducir el desorden).

En conclusión. Si quieres que te valoren, deja a un lado ese Síndrome de Diógenes que te empuja a acumular más y más piezas (en tu cabeza, en tu disco duro o en tu «nube») y empieza a pensar en desarrollar habilidades y hábitos que te permitan introducir orden en el caos. Eso es lo que te hará valioso y lo que conseguirá que te recuerden, que puedas dejar huella o lo que es lo mismo, imprimir tu Marca Personal.

 NOTA: El día 22 estaré en Barcelona hablando de Marca Personal en un evento abierto y gratuito que puedes ver aquí.


Compartir esta publicacion