La esclavitud de los números

Decía hace unos días que me parece curioso, por decirlo de alguna manera, que al buscar “MARCA PERSONAL” en Google no aparezca ninguno de los referentes que han hecho grande este concepto.

Ami, Neus, Guillem, Eva, Claudio, Pablo, Jordi, Elena, Arancha, David y muchos otros deberían estar ahí sin discusión.

Sin embargo, las primeras posiciones están ocupadas por enlaces que llevan a sitios que lo único que tienen es alguna publicación solitaria de Marca Personal en algún blog o sitio normalmente relacionado con el SEO.

Mis colegas no son personas que se escondan, que trabajen en una cueva desconectados del mundo exterior o que se limiten a publicar textos sesudos, académicos y minoritarios. Son compañeros y amigos que desarrollan gran parte de su actividad en dospuntocerolandia pero es que, además de estar presentes en montones de eventos, cursos, conferencias y encuentros profesionales, muchos de ellos han publicado libros y aparecen con frecuencia en medios.

Por mi parte, aunque yo aparecía bien situado hasta hace unas semanas, desde hace algún tiempo es frecuente que el dios Google me sitúe en la maldita segunda página. Pero no he venido a hablar de mi.

Esto me ha generado dos reflexiones.

La primera, que ya expuse en ese post de hace un par de semanas, es que este tipo de cuestiones te hacen replantearte la idoneidad de Google como herramienta eficaz de búsqueda. Si esto ocurre con algo que conoces, ¿como voy a creerme que lo que dice de otros asuntos es fiable y útil?

La segunda es la sensación de libertad que supone dejar de preocuparte de los números, los “rankings”, las posiciones, las cifras de seguidores, visitas y visualizaciones. Por cierto, parece que hoy cierra Klout, una de las herramientas más absurdas y patéticas que basaba su supuesto negocio en la vanidad de los usuarios. Klout era un sitio que supuestamente medía la influencia pero en el que no ibas a encontrar a nadie realmente influyente.

Dicen que lo que no se mide no se puede mejorar. Aunque yo no sé tu, pero en el momento en el que convertimos cada faceta de nuestra vida en un panel de control, en un cuadro de mando lleno de indicadores, creo que todo se jode. Como decía un jefe que tuve, “no se puede jugar mirando al marcador”. Y creo que tenía razón.

Un ejemplo, hace unas semanas, cuando Claudio y yo empezamos con Street Personal Branding lo hicimos por pasar un buen rato, por aprender cosas y por aportar contenido que consideramos valioso. Sorprendentemente los vídeos han arrancado con mucha fuerza. Manuel López-Fando ha hecho un análisis estupendo sobre el canal pero lo curioso es que, la mayor parte de las claves del éxito que indica son pura improvisación por nuestra parte, o casualidad, o simplemente falta de medios que nos obligaron a ser creativos.

¿Cuál es el problema? Los jodidos números. Cuando algo empieza a funcionar bien es fácil perder el norte y centrarte más en las cifras que en divertirte o en crear algo valioso. Espero que no nos ocurra a nosotros, pero ese peligro existe.

Creo que el mundo virtual está convirtiendo a los indicadores en metas. Ya no se trata de hacer algo que merezca la pena o con lo que realmente disfrutes y, en consecuencia, puede, sólo puede, que atraiga la atención de una comunidad de personas interesadas. No, nada de eso. Ahora es al revés. La preocupación es “¿cómo puedo conseguir muchos seguidores?”, “¿cuál es la extravagancia más ridícula que puedo hacer para tener un pico de visitas?”.

Por eso La Red está llena de gente que te dice como conseguir más fans, seguidores o “me gusta” y cada día preocupan menos los aspectos relacionados con crear algo valioso, útil y que realmente deje huella, Marca Personal.

Los números, especialmente en Internet te convierten en su esclavo. Y si hay una razón por la que trabajo por mi cuenta es para no tener que dar explicaciones a nadie y todavía menos a vivir pendiente de una cifra en Twitter, Instagram o YouTube.

Lo que no voy a hacer jamás es autocensurarme para no perder un puñado de “followers” en Twitter. Si eres capaz de dejar de expresarte para no reducir tus cifras en una red social, ¿qué no estarás dispuesto a hacer cuando te juegues algo más importante?

La vida es demasiado corta para preocuparte de un jodido índice Klout (que ahora deja de tener sentido, si es que lo tuvo alguna vez) o de las estadísticas de Facebook. Cuando permitimos que los datos, los indicadores o la posición en un buscador condicionen nuestras opiniones, comportamientos y relaciones, entonces es cuando nos deshumanizamos… y eso es justo lo contrario de lo que pretendemos quienes trabajamos con la Marca Personal.

NOTAS:

Por si te quieres apuntar, el día 6 de junio estaré en Zaragoza en dos eventos interesantes y con muchos amigos y colegas que molan:

Jornada marca personal vs marca corporativa ¿socios o enemigos? con ponentes de primer nivel y mesas muy interesantes. Este evento es de 9 a 14. Aquí toda la información https://obrasocial.ibercaja.es/iniciativa-emplea/zaragoza/jornada-marca-personal-vs-marca-corporativa-socios-o-enemigos

Por la tarde en Zaragoza Activa se celebra a las 18:30 el evento ¿cómo ser un líder estratégico? https://www.zaragoza.es/zac/events/44562 donde se presenta en Zaragoza el libro smart feedback.

Compartir esta publicacion