Estudiantes, ¿cuando debes empezar a diseñar tu Estrategia Profesional?

Pincha aquí para saber más sobre mi programa de Estrategia Personal para Estudiantes

Cuando imparto un curso o doy una conferencia a estudiantes de últimos años de universidad o de Escuelas de Negocios tengo la sensación de que consideran que les queda mucho tiempo para entrar en el mercado laboral y que ya se preocuparán cuando llegue ese momento… que puede ser en un trimestre o dos.

Si eso no fuese suficiente, lo que me transmiten es una tremenda falta de esperanza que oscila entre “voy a tener un trabajo de mierda” y “ni siquiera voy a tener un trabajo de mierda”.

Lo que siempre les digo irónicamente es que en su generación han tenido mucha más “suerte” que en la mía. Digo que tienen “suerte” porque les han quitado la posibilidad de comprarse una casa, incluso casarse o tener hijos.

Es decir, que carecen (a la fuerza) de las hipotecas económicas y familiares que adquiríamos casi al cobrar el primer sueldo los Boomers o Generación X.

Evidentemente eso tiene un lado terrible, pero por otra parte podrían utilizar esa carencia forzada de compromisos como una forma de hacer lo que realmente les gustaría. Si te lo han quitado todo, no tienes que dar explicaciones a nadie.

Estos alumnos que asisten a mis charlas y talleres me hablan de hacer lo que les apasiona, de lo que controlan lo dospuntocero, de lo comprometidos que están con ciertos temas…, pero no pasan de ahí.

Empieza ya

Otra de las cosas que les suelo decir es que tienen la suerte de poder empezar a posicionarse desde mucho antes de salir a buscar empleo o a generar ingresos por su cuenta.

Empezar a diseñar y trabajar su Estrategia Personal meses o años antes de terminar sus estudios les permite se conocidos y valorados por su trabajo incluso antes de empezar a moverse.


Además, les sitúa en una posición mucho más privilegiada que a sus compañeros generacionales que van a depender de un Currículo en el que apenas van a poder poner nada.

Vale, quizás no tengan experiencia (el clásico circulo vicioso, sin experiencia no hay curro y viceversa), pero si llevan meses o años hablando de aquello que les gusta y que está relacionado con sus estudios (o no), tendrán algo que mostrar a un potencial empleador o cliente. Y si lo hacen bien, es posible hasta que estén bien situados en Google y ahí, no te juzgan por la edad.

Empieza con lo que te gusta

Este siempre es el principio de una Estrategia Personal… y también lo más difícil de elegir. ¿Qué me gusta? ¿Por qué voy a dedicar tiempo a esto? ¿Que efecto quiero generar en mi entorno?

Todas esas son cuestiones que a los 17, 20 o 23 años no sueles tomarte demasiado en serio, pero como te digo, sin un destino definido es complicado tomar decisiones.

En realidad, todos sabemos lo que “nos pone”, pero parece que nos cuesta admitirlo. Así que, si quieres llegar a ser “alguien”, empieza definiendo quién es ese “alguien”.

Empieza asumiendo que vales más de lo que crees

Creo que estarás de acuerdo en que, cuando realmente empiezas a aprender es cuando sales de la facultad, instituto o Escuela de Negocios.

La buena noticia es que, lo que realmente te va a ayudar a progresar son esas cualidades que ya tienes o que has ido adquiriendo casi sin darte cuenta. Esa capacidad para dibujar o componer, esa facilidad para establecer relaciones, esa habilidad para poner orden donde no lo hay,…

Puede que hayas trabajado en la tiendecita de tu familia o que seas la leche organizando fiestas o buscando información en Internet.

Si esperas a tener un título (como otros miles cada año), la tienes clara. Pero si combinas lo que ya has acumulado con lo que has aprendido, puedes comerte el mundo antes de que este te coma a ti.

Empieza a contarlo

Se supone que los más jóvenes son nativos digitales, sin embargo, muy, muy pocos de ellos están haciendo un uso profesional (o pre-profesional) de La Red. Salvo Instagram, Tik Tok o la última chorrada virtual de moda, pocos escriben un blog o, ni siquiera un perfil en LinkedIn.

Como te digo, esto tiene un lado malo y otro bueno. El bueno es que, en el momento en que empieces a contarlo, vas a destacar. No por ser el mejor, sino por ser el único (o casi).

Estamos en el mes de febrero, todavía quedan unos meses para que acabe el curso. Lo que te propongo es que empieces este mismo fin de semana a pensar y a hacer algunas de las cosas que te cuento. Y cuando te quieras dar cuenta, estarás a velocidad de crucero, con suficiente contenido como para que te tengan en cuenta y con unas cuantas ideas claras.

NOTA

Este es uno de los programas de Estrategia Personal que imparto a diferentes grupos de profesionales.

Si quieres más información para tu Centro de Formación, Universidad o Escuela de negocios, ponte en contacto conmigo y hablamos.

+34 678 544 817

contacto@andresperezortega.com

Compartir esta publicacion